19/07/18

En un mes, se reformará El Palomar para que pueda operar con niebla

La low cost debió suspender 12 vuelos y desviar los demás a Ezeiza


Los recurrentes problemas de la nueva terminal aérea de El Palomar llevaron ayer a la low cost Flybondi, la única que opera en ese aeropuerto, a cancelar o desviar todos sus vuelos.

La terminal no pudo operar ayer por baja visibilidad por niebla, algo que también afectó al Aeroparque Jorge Newbery temprano, por poco tiempo, ya que luego volvió a estar operativo.

Según aseguraron fuentes del Ministerio de Transporte a El Cronista, los problemas para operar con baja visibilidad en El Palomar serían resueltos en un mes aproximadamente.

"En El Palomar se requiere una visibilidad mínima de 2700 metros para aterrizar, por la configuración del aeropuerto, obstáculos, balizamiento y tecnología en sí. Ya se hizo un reacondicionamiento del ILS (sistema de aterrizaje) y resta un procedimiento que deben cumplir Flybondi y Aeropuertos Argentina 2000 para poder reducir esa visibilidad mínima requerida a 1400 metros", explicaron desde Transporte.

Al mismo tiempo, aclararon que "desde febrero hasta hoy los días con visibilidad menor a 2700 metros fueron sólo el 3% del total, según datos de EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea). Es decir, no es algo que ocurra con frecuencia, es marginal". Además, aseguraron que no afecta a la operación el agua en pista, los días de lluvia, como se difundió en otras oportunidades, sino sólo la visibilidad cuando es menor a 2700 metros.

Ayer, Flybondi canceló 12 vuelos por el cierre de El Palomar y el resto operó desde o hacia Ezeiza. "Luego del cierre ocurrido durante la madrugada de hoy (por ayer), que ocasionó desvíos a Ezeiza y cancelaciones, a las 7.40 horas las autoridades del aeropuerto indicaron la reapertura por mejora de las condiciones". Por eso, "la compañía inició el proceso para restablecer sus vuelos, pero lamentablemente la operación tuvo que volver a ser cancelada por las mismas razones climáticas", informaron desde Flybondi. En tanto, no registró problemas en vuelos interprovinciales, aclaró la aérea.

La cancelación de vuelos por cierre de la terminal se sumó así a otros problemas que debió enfrentar la única low cost que aún opera en vuelos domésticos.

El domingo a la noche, fue cancelado un vuelo desde Iguazú a El Palomar, ya que al iniciar la rotación para despegar se produjo un impacto de la cola de la aeronave con la pista, dejando una fisura en el fuselaje. Luego, el martes, canceló otro vuelo de Córdoba a Mendoza.

"Fue un incidente, la parte inferior del avión rozó la pista en el momento del despegue. Iba a baja velocidad y el pilotó decidió cancelar y volver a la plataforma. Los pasajeros fueron reubicados en un vuelo que salió el lunes por la mañana. Se les pagó la cena y el desayuno. Los hoteles de Iguazú estaban llenos y, por un tema de tiempos, no convenía enviarlos a los pocos en lo que había espacio", explicaron desde Flybondi.

Sobre el vuelo cancelado entre Córdoba y Mendoza, explicaron que el daño de la aeronave en Iguazú los dejó con un avión menos, con lo cual Flybondi "tuvo que reprogramar todos los vuelos y cancelar ese. No se dejó varados a los pasajeros; el 90% aceptó ser trasladado en micro, por tierra, porque la distancia lo permitía. Contratamos un servicio para hacerlo. No había lugar en vuelos posteriores ni en otras aéreas, por ser vacaciones de invierno. También ofrecimos la devolución del dinero o dejar el ticket abierto por 30 días", explicaron.

Fuente: El Cronista