05/07/18

El paro camionero hizo caer 11% la producción industrial de Brasil

En mayo fue el principal declive desde diciembre de 2008. La incidencia de la huelga a nivel nacional fue clave. En la comparación interanual, bajó 6,6%.


La producción industrial en Brasil se redujo en mayo a su tasa más pronunciada en una década, que fue de un 10,9% respecto a abril, lo que destaca el fuerte golpe que asestó sobre el sector la huelga nacional de camioneros a fin de mayo. El estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dijo que esto representó el mayor declive desde diciembre de 2008, aunque la contracción fue menor al 13,8% pronosticado en un sondeo de Reuters. La producción industrial se redujo un 6,6% con respecto al año pasado.

La movilización de los camioneros -en protesta, entre otros motivos, por los altos precios del diésel- generó bloqueos en las principales carreteras y llevó a los ganaderos a tirar leche y sacrificar animales, medidas que repercutieron en toda la economía del país.

"Las huelgas alteraron el proceso mismo de producción, tanto a través del suministro de materiales básicos como en la logística de la producción", afirmó André Macedo, economista del IBGE. La semana pasada, el Banco Central bajó sus pronósticos para el crecimiento del PBI de 2018 considerando los efectos del paro, pero aún se desconoce cuánto durará el impacto de las movilizaciones.

De otra parte, en un foro empresarial centrado en el panorama electoral, varios candidatos que disputarán la presidencia de Brasil en octubre apoyaron las polémicas políticas aplicadas por el actual mandatario brasileño, Michel Temer, que sólo tiene un 4% de respaldo.

Aunque con ligeros matices, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, la ecologista Marina Silva, el ultraderechista Jair Bolsonaro y el centrista Álvaro Dias se pronunciaron en favor de sus políticas, y también lo hizo el ex ministro de Hacienda Henrique Meirelles, que pretende ser candidato oficialista y fue uno de los arquitectos de las reformas impulsadas por Temer, que incluyen un fuerte límite al gasto público y una nueva legislación laboral denunciada por los sindicatos como una "eliminación de derechos".

"Temer hizo el trabajo sucio, ése que nadie quiere hacer pero que le conviene a todos", dijo uno de los empresarios. El único candidato que se plantó frente a esas reformas fue el laborista Ciro Gomes, quien calificó de "salvaje" la reforma laboral y se comprometió a trabajar "desde el primer día" para revocarla.

Bolsonaro pidió una mayor libertad para la iniciativa privada y el mercado, y resumió su idea económica en una frase dirigida a los empresarios: "Los patrones son ustedes, pero el patrón en Brasil es visto como si fuera un bandido" y en realidad "es quien debe mandar", sostuvo. También ofreció "autoridad" en todos los planos para "devolverle la moralidad" al país. Fuente: Cronista