02/07/18

El 6 de julio, el día del PPP

El viernes próximo, los adjudicatarios de los corredores de ruta licitados deben entregar las garantías que representan el 40% del monto de la obra.


El plan de participación pública privada (PPP) para las obras de infraestructura cumple el próximo viernes su prueba de fuego. Es que ya licitados los corredores de ruta ese día, los consorcios elegidos deben entregar las garantías que representan el 40% del monto de la obra adjudicada. Así, una obra de US$800 millones debe garantizar US$320 millones. No es poco, en el contexto actual de volatilidad. Para quienes están en carrera, la participación del PPP implicó pasar de lo que es un habitual negocio de construcción a otro de índole financiera ya que debieron encontrar los bancos que otorguen una especie de crédito puente hasta que el Estado, a medida que avance la obra, vaya entregando los deseables TPI (títulos por inversión) con los que irán cancelando los compromisos. Pero para acceder a esa banca internacional hubo que superar obstáculos, desde pasar tests reputacionales muy severos a conseguir onerosos seguros por el tipo de cambio y otros por los riesgos que podría implicar una decisión del Gobierno de no continuar con la obra. El esquema que se aplica en Argentina con los PPP es similar al de Canadá, donde ya se ejecutaron US$130.000 en obra pública por el sistema. En la región funciona en Chile, Perú, Paraguay y Colombia. “Los ganadores están cortando clavos”, cuentan en ese mundillo que ya comenzó a extrañar a Javier Iguacel, que estaba en Vialidad Nacional para convertirse en ministro de Energía. Su sucesora es la ingeniera Patricia Gutiérrez, muy promocionada por los radicales mendocinos.

Subamos el estándar, propuso un minucioso trabajo del Banco Mundial liderado por su economista senior María Marta Ferreyra con partida de nacimiento en la cordobesa Río Cuarto y que se dedicó a analizar cómo se puede impulsar la productividad urbana en América Latina. “Para ser más productivas, las ciudades deben generar un ambiente propicio”, suelta. En su visión, las ciudades pueden ser un motor de crecimiento, sobre todo en países como la Argentina donde la mayoría de la población vive en áreas urbanas, pero los potenciales beneficios de la aglomeración, como la concentración de recursos humanos, quedan opacados por una infraestructura inadecuada, falta de planeamiento, servicios públicos ineficientes y escasa coordinación entre los gobiernos locales. Buenos Aires, con un 60% de su población calificada, es considerada en el estudio como la de mayor nivel educativo y la de mayor actividad económica. Pero remarcan su déficit de productividad. “El tránsito es aún peor que en San Pablo, lo que representa pérdida de tiempo y dinero, además de daño ambiental e impacto en salud”, se señala. Otro aspecto es la desconexión, ya que Argentina es el país de la región que menos invirtió de su PBI en infraestructura vial. Y se remarca la falta de integración. El área metropolitana tiene la mayor cantidad de jurisdicciones en su interior. Contabiliza unas 30, superando a San Pablo y a México.

En el corazón de Puerto Madero, el Grupo Alvear, cuyo mayor accionista es la familia Sutton, inaugura a fin de año su segundo gran emprendimiento en la zona. Se trata de la imponente Alvear Tower, promocionada como el nuevo Kavanagh por lo vanguardista de su diseño y porque se trata del techo de Buenos Aires ya que será el edificio que, con 235 metros, será el de mayor altura de Buenos Aires. David Sutton suele bromear que gana la plata con los perfumes y la gasta en los hoteles y residencias. Lo cierto es que para esta torre, sólo de residencias, con valores que arrancan en US$10.000 a los US$15.000 el metro cuadrado y amplios pisos de 500 metros con piscina incluida, logró convencer a inversores mayoritariamente argentinos. Tiene vendido el 70%. La obra estuvo a cargo de la constructora CRIBA y en su piso 54 ofrece una vista panorámica privilegiada. La torre se suma a los otros activos del grupo como el Alvear, el Alvear de la calle Suipacha, el Plaza en plena refacción, el mencionado Icon , el Llao Llao y galerías Pacífico.

Fuente: Clarín