23/07/18

Arrancó la renegociación de los contratos mayoristas de gas y tendrá impacto en las tarifas domiciliarias

Por la devaluación, las distribuidoras no pueden pagar lo que consumieron en invierno. Se generó una nueva deuda.


Las discusiones entre productores y distribuidores de gas derivarían en cambios en las tarifas que paga el usuario final.

Desde la devaluación, las distribuidoras de gas dicen que no cuentan con ingresos suficientes para pagarles a las productoras de ese fluido. Es porque sus tarifas estaban pensadas con una divisa en un rango de $ 19 a $ 22, mientras que la moneda estadounidense o oscila en torno a los $ 28 y los contratos de abastecimiento de gas están en dólares. Por eso, le solicitaron al ente regulador (Enargas) que intervenga en el asunto. Durante la semana, Enargas les estuvo mandando cartas a las distribuidoras asumiendo que existe un problema y que hay que renegociar.

"El precio de venta del gas por parte de los distribuidores a los consumidores incluirá los precios de adquisición", establece la regulación de la ley del gas (24.076). Pero casi ninguna distribuidora está en esa situación, ya que el aumento de tarifas -que fue de hasta 40% en abril- fue con importes pensados para un dólar que variaba entre $ 19,30 y $ 22 (la proyección de los mercados futuros a octubre). Pero la cuenta que les llegó a las distribuidoras fue fluctuando de $ 22 a $ 28 por el gas consumido. Eso generó un descalce entre sus ingresos y sus gastos.

El Enargas observó esta situación e inició el camino de tratar de acercar a las partes. Las productoras de gas -que son las mayores petroleras del país- van acumulando cuentas impagas por parte de las distribuidoras (Metrogas, Gas Ban, Camuzzi, etc). Sin embargo, habría voluntad de llegar a una solución. En el Gobierno piensan que esa diferencia de dinero puede llegar a ser pagada por los hogares durante el verano, que es el momento en que disminuyen los importes de las boletas.

El ministerio de Energía dispondrá de un aumento del 25% en las próximas facturas de luz y gas, correspondiente a la revisión estacional. Un 60% de lo que subirán esas boletas reflejará el impacto de la inflación en ese período.

El otro 40% es por el costo de generación en si mismo. El precio que estarían pagando las distribuidoras estaría en torno a los US$ 4,60 por millón de BTU (la unidad de medida del sector gasífero), en línea con lo anunciado por el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, en distintas audiencias públicas sobre las tarifas. De esa cifra, casi dos tercios deberían salir de los ingresos de las empresas y otro tercio es subsidio estatal.

Pero como el dólar se apreció 50% desde la decisión de la última recomposición de tarifas (diciembre 2017), las boletas deberían crecer en ese porcentaje para reflejar los nuevos costos. El Gobierno piensa que puede subsanar esa situación a través de licitaciones. Cree que, a través de una compulsa, logrará que las productoras de gas le vendan a las distribuidoras a un valor menor al de US$ 4,60, que se viene usando como el máximo actual.

Las distribuidoras de gas obtuvieron el derecho a peticionar por una revisión en su situación, ya que acreditaron haber contratado más del 50% del gas correspondiente a sus "necesidades del período estacional respectivo", según el Enargas.

En los últimos días, vienen circulando rumores sobre recomposiciones tarifarias en pesos que tendrían distribuidoras y transportistas, pero no hay ninguna resolución oficial al respecto.

Cammesa, la administradora del sistema eléctrico, licitará la compra de gas que usan las usinas térmicas que generan electricidad. Para esa compulsa, esperan precios de gas bajos porque es en verano, cuando hay poca demanda.

El Gobierno piensa en un mecanismo similar para el invierno, pero en el mercado hay algunas dudas sobre su factibilidad. Se trata de volúmenes a grandes escalas, en momentos -como el invierno- en que el país suele requerir gas extranjero.

En la reglamentación del precio del gas, hay varios capítulos sobre la fijación de los cuadros tarifarios. "Cuando los costos de adquisición (del gas) resulten de contratos celebrados con posterioridad a la fecha de entrada en vigencia de esta ley, el Enargas podrá limitar el traslado de dichos costos a los consumidores si determinase que los precios acordados exceden de los negociados por otras distribuidoras en situaciones que el ente considere equivalentes", recuerda Enargas.

Fuente: Clarín