27/06/18

Tarifas federales: sólo en tres provincias la luz es más barata que en Capital

Formosa, Corrientes y La Rioja pagan menos por la distribución de la electricidad que en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA. El interior de la provincia de Buenos Aires es el más caro


Las tarifas de la electricidad para los hogares en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano siguen siendo de las más baratas del país, pero ya no están al tope del podio. En un escenario de tarifa residencial sin impuestos para un consumo medio de 250 kWh por mes, las distribuidoras de Formosa, Corrientes y La Rioja cobran menos que Edesur y Edenor, mientras las empresas del interior de la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe son las que más perciben.

Las compañías que controlan Pampa Energia (Edenor) y la italiana Enel (Edesur) facturan en promedio a los hogares por 250 kWh mensuales poco más de $ 400, sin impuestos. Casi $ 300 corresponden a la generación y transporte de la electricidad, mientras que los restantes $ 100 son del Valor Agregado de la Distribución (VAD). El costo mayorista es prácticamente uniforme en todo el país, mientras lo que cambia en cada jurisdicción es el VAD. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) solamente funciona como contralor de las distribuidoras metropolitanas; en el interior, en cambio, las provincias definen los precios, y ahí es donde se originan las diferencias.

El cargo fijo que cobra en la actualidad Edenor para un cliente R1 (de 0 a 150 kWh de consumo mensual) es de $ 28,43, mientras Edesur factura $ 30,41, con un cargo variable para ambas de $ 1,49 por kWh. Para la siguiente categoría (R2, de 151 a 325 kWh por mes) el cargo fijo de Edenor es $ 50,65 y el de Edesur, $ 51,99. En ambos casos, el cargo variable es de $ 1,487.

En diciembre de 2015, cuando asumió la administración de Mauricio Macri, los montos eran sustancialmente más bajos. Por caso, por un usuario R1 Edesur recibía de cargo fijo apenas $ 4,44 por bimestre ($ 2,22 por mes o casi 13 veces menos que ahora) y Edenor, $ 4,46. En ese entonces, el cargo variable era de $ 0,08 por kWh (19 veces menos que en la actualidad).

Es esto lo que generó el gran cambio relativo. De acuerdo con datos del Enre, una heladera de consumo medio demanda unos 54 kWh al mes, por los que antes se pagaba $ 4,32 y ahora, $ 80,46. Asimismo, una estufa halógena prendida as 24 horas del día y todo el mes significaba un consumo de 1080 kWh y un gasto de $ 86,4; ahora se debería abonar $ 1609,2. Cada hora encendida en invierno, le costará a los hogares $ 2,24.

En Santa Fe y Córdoba, donde según estudios de la Universidad de Belgrano se pagaba hasta diez veces más que en el AMBA durante la época del kirchnerismo, ahora apenas duplican las tarifas eléctricas sin impuestos respecto a Capital y Gran Buenos Aires.

Formosa y Corrientes, las dos jurisdicciones más baratas, se destacan porque no tienen gas, con lo que la electricidad se vuelve aún más importante. De acuerdo con datos oficiales que presentó el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, Formosa es la provincia con mayor porcentaje de usuarios en condiciones de acceder a la tarifa social: 87%. La sigue de lejos Chaco, con 49%, y Corrientes es la quinta, con un 40% de usuarios vulnerables.

Fuente: El Cronista