18/06/18

Nuevos ataques de los taxistas "Caza Uber": le dispararon a un auto en el que iba un chico y golpearon a un joven

Tiraron un balazo de goma que casi hiere a un nene de 10 años en Recoleta. Un joven denunció que lo golpearon en Costanera Norte. En ambos casos, el servicio era de Cabify.


Los "Caza Uber" atacaron un auto de Cabify y casi hieren a un nene de 10 años. Foto: Jorge Sánchez

La guerra entre taxistas y choferes que trabajan con aplicaciones de celular sigue escalando en la Ciudad. El martes tiraron una bala de goma contra un auto de Cabify, otra app al estilo de Uber que permite gestionar traslados por el teléfono móvil, pero que está habilitada. Viajaba un chico de 10 años con una mujer por Recoleta y no hubo heridos. Además, Santiago Elizalde, de 30 años, denunció que un grupo de “taxistas” lo golpeó y le sacó las zapatillas a la salida de un boliche en Costanera Norte en la madrugada de este viernes.

La agresión contra el auto en el que iba el menor ocurrió el martes al atardecer en Pueyrredón y Libertador. El chico viajaba con la señora que lo cuida. El móvil de Cabify los trasladaba desde el Centro hacia Barrio Norte, cuando se encontró con un taxi frenado en por el semáforo. Pasaron segundos, sintieron un ruido fuerte y vieron cómo una de las ventanillas de atrás quedaba astillada.

El hecho fue denunciado por la mamá del menor en su cuenta de Twitter, donde también expresó que el proyectil "milagrosamente no dio en su cara".

En tanto, el joven agredido en Costanera contó que todo empezó cuando vio que taxistas le sacaban fotos a la patente del auto que él había pedido por Cabify. Les dijo que pararan y, según relató, le pegaron, le quitaron las zapatillas y se fueron. El conductor también dejó el lugar, aseguró.

Elizalde contó en su muro de Facebook que les dijo a los taxistas que el auto que había pedido era "completamente legal" y lo atacaron. "Me golpearon -en la nuca y la espalda- entre varios, me sacaron las zapatillas y se fueron", indicó.

Desde la Policía de la Ciudad dijeron a Clarín que no existe una denuncia sobre este caso. "Es clave para avanzar en la investigación. Personal de la zona tampoco reportó nada. No obstante, se trabaja para saber si son los mismos que ya actuaron contra Uber: se investigan las cámaras de la Ciudad y de los boliches".

Por su parte, la mamá del nene, Verónica Cheja, relató que cuando el conductor detuvo la marcha para asegurarse que los pasajeros estuvieran fuera de peligro, encontraron una bala de goma en el vehículo. Para ese entonces, el taxista ya había desaparecido y no se ha podido dar con él.

“El mensaje en las redes causó bastante revuelo. La verdad es que hasta que le pasó a mi hijo desconocía que sucedían este tipo de ataques. Es una locura. Yo también lo llevo en la parte trasera del auto por seguridad, entonces, me podrían haber atacado a mí. O podría ser un remís que nada tiene que ver con Uber”, dijo la mujer a Clarín.

Hasta fines de mayo, la Policía de la Ciudad había recibido siete denuncias en dos meses por casos de hostigamiento y daños a supuestos vehículos de Uber. Sus registros van desde un grupo de taxistas que rodeó un auto en Recoleta y con amenazas de muerte e intentó hacer bajar al conductor hasta un episodio en Villa Soldati con un policía de la Federal, que también trabaja como chofer.

Ahora se sumaron el caso del chico, ya denunciado ante la Policía, y el del joven.

“Me llamó el secretario de Transporte, Juanjo Méndez, para explicarme que al tema lo iba a llevar Policía de la Ciudad, y que se iban a evaluar las imágenes de las cámaras de la zona para tratar de dar con el responsable”, comentó Cheja, que es CEO y fundadora de la agencia de comunicación Urban.

“Me manejo con la aplicación por practicidad. Es fácil y nos resulta útil para traslados particulares y de la agencia. También hemos usado servicios de taxi en su momento. Por ahora, no volví a utilizarla. No digo que no vaya a hacerlo pero hasta el momento lo evité”, contó Verónica.

Desde que Uber anunció que comenzaría a operar en el país, hace dos años, el gremio de los taxistas rechazó la aplicación y su modalidad de trabajo (con autos particulares y conductores no profesionalizados). Hubo movilizaciones, reclamos en la Legislatura, denuncias, causas judiciales que siguen abiertas y el bloqueo al pago con tarjetas de crédito. De hecho, Uber no es legal. Pero también se desataron los ataques a todo vehículo al que se lo reconociera como parte de esa red.

Los “caza Uber” salen en busca de autos que trabajan con la aplicación para hostigar a los conductores con golpes y pintadas en las carrocerías, neumáticos pinchados, vidrios rotos y agresiones a pasajeros.

La Asociación Civil Taxistas Unidos nuclea a unos de 200 trabajadores y niegan ser responsables. Pero admiten protagonizar trampas, escraches, “cacerías” y hasta llevan una base de datos donde vuelcan las patentes de los autos identificados como de Uber.

Fuente: Clarín