07/06/18

Las obras financiadas por organismos multilaterales quedarán fuera del ajuste

La infraestructura cofinanciadas no se negociarán con el FMI. Sin embargo, sufre el Plan Belgrano y el Plan Patagonia, este último sin posibilidades de contar con fondos


Las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) están en la recta final. El trazo grueso del acuerdo ya está y ahora están en la parte más fina del entendimiento que culmine en un desembolso para la Argentina que traerá aparejado un camino de ajuste en varios sectores del Estado.

Una parte que ya adelantaron que sufrirá un ajuste es la obra pública nacional que no solo perderá $ 30.000 millones sino que verá ralentizado su ritmo.

Hoy habrá una reunión de seguimiento del ministro de Interior, Obra Pública y Viviendas, Rogelio Frigerio, con el presidente Mauricio Macri en el que el estado de la obra pública y las negociación con el FMI se entremezclarán.

Según pudo reconstruir El Cronista, el ministro le habría comunicado a su equipo que en el encuentro se explicará que todas las obras cofinanciadas con fondos de organismos multilaterales no entran en la negociación del FMI. "Se sostienen todas. Vamos a darle muchísimo impulso. Tenemos que darle prioridad en la ejecución" le habría pedido Frigerio a sus secretarios en la reunión de gabinete del Ministerio del Interior realizada ayer en Casa Rosada.

En el encuentro pautado para hoy el ministro que forma parte de la mesa chica del gobierno y que tiene encargada la relación política con los gobernadores le va a presentar todas las obras que están bajo esa modalidad.

Así, lo que expondrá Frigerio y su equipo es que estas obras que dependen de Interior, como por ejemplo la mega obra de AySA en el Sistema Matanza-Riachuelo que tiene prevista una inversión de u$s 1200 millones aportado en parte por el Poder Ejecutivo nacional y a lo que se suma un préstamo del Banco Mundial de u$s 840 millones.

Lo mismo será para el plan de agua y saneamiento dentro del Plan Belgrano en Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero financiado por el Banco Mundial con un crédito por u$s 125 millones de margen fijo, reembolsable en 30 años y con un período de gracia de cinco años.

Estas y otras que ya tienen fondos asignados de organismos internacionales (como por ejemplo en Transporte los pasos internacionales Cristo Redentor y Agua Negra) son las obras que no sufrirán ningún tipo de recortes. Lo mismo sucederá con, por ejemplo, la represas en el sur La Barrancosa y Condort Cliff que su financiamiento está acordado con bancos de inversión de China.

El problema comenzará a plantearse hacia adelante y donde la urgencia de ajustar el gasto hace que lo que no esté adjudicado o con el total de los fondos provenientes de terceros, se cancelará.

El primer atisbo de recorte en obras de importancia se vió en energía con la cancelación de la central nuclear Atucha III donde la inversión iba a ser de u$s 9000 millones, con buena parte de capitales chinos.

Esta central iba a contar con una gran cantidad de componentes locales, lo que en un contexto de ajuste la terminó sentenciando.

Y se repetirá en todas las carteras. Así confiaron desde el ministerio de Transporte en donde señalaron que pasará por "las licitaciones que todavía no salieron. Las obras que no empezaron hay que estudiar cuales se realizarán, pero mas adelante".

El ministro Guillermo Dietrich había lanzado un plan de 1000 km de autopistas que, si no avanzan vía las PPP, sufrirían un freno.

Donde habría más dificultades es en el Plan Belgrano. Sin presupuesto propio y con las obras repartidas en los ministerios de Transporte e Interior, la unidad que tiene que gestionar inversiones por $ 31.000 millones podría sufrir la escasez de fondos. La gobernadora de Catamarca Lucía Corpacci y sus pares de Tucumán Juan Manzur y La Rioja Sergio Casas ya habían reclamado la baja inversión hasta ahora y su poca relevancia en obras de infraestructura.

En el olvido quedó el Plan Patagonia. La unidad "prima" del Belgrano para el sur del país no puso en marcha ninguna obra y lo único que funcionaría sería el ferrocarril a Vaca Muerta que se realizará vía PPP y el complejo hidroeléctrico en Santa Cruz. Hace unas semanas se reunieron los ministros de producción patagónicos para reclamar en conjunto, pero hasta ahora el resultado es nulo.

Fuente: El Cronista