18/06/18

La multa por alcoholemia será más cara, pero seguirá costando menos que la de estacionar mal

Se irá de $ 200 a más de $ 800. La Legislatura porteña tratará un proyecto para actualizar los montos de las sanciones económicas de todas las contravenciones.


La sanción por superar el límite de alcoholemia no se actualiza desde 2009. Foto: Rolando Andrade.

En la Ciudad de Buenos Aires, cada dos horas se detecta a una persona manejando alcoholizado. Esta conducta es causa de incontables accidentes, y aunque en los últimos años la conciencia sobre el peligro creció, sigue siendo un comportamiento tan repetido como casi impune. Uno de los motivos es que las sanciones económicas son muy baratas. Por eso, y luego de años de reclamos de jueces y fiscales, la Legislatura porteña empezó a discutir una reforma integral del Código de Contravenciones, que incluirá actualizar todas las multas, y que en el caso de la alcoholemia terminará siendo, al menos, cuatro veces más cara: de $ 200 a más de $ 800.

La intención de actualizar las multas por contravenciones había sido anticipada por Clarín en octubre. Pero aún cuando se concrete, la sanción por alcoholemia seguirá siendo más barata que otras infracciones de tránsito: por ejemplo, la multa por estacionar mal hoy cuesta $ 1.300.

Este desfasaje se debe a la forma de calcular las sanciones. El Código de Contravenciones fue reformado a fondo en 2004, y luego sólo hubo cambios puntuales. En el caso de alcoholemia, la última actualización fue en 2009. Las multas están fijadas en pesos, en este caso entre $ 200 y $ 2.000. Pero la inflación se acumuló, y al no haber un sistema automático de indexación, las multas quedaron muy atrás.

En cambio, el resto de las infracciones de tránsito, como el mal estacionamiento, se rigen por el Código de Faltas, que fue reformulado en 2013, cuando se estableció que las multas se cobren en Unidades Fijas que se encarecen semestralmente de acuerdo al valor de medio litro de nafta del mayor octanaje. Hoy, ese valor está en $ 13.

Este mismo sistema es el que ahora se quiere implementar para todas las contravenciones. Pero para ello el proyecto enviado por el Ejecutivo plantea un cálculo previo: la multa primero debe actualizarse al valor del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que fija el Banco Central y se actualiza diariamente. Luego ese nuevo monto se divide por el valor de las Unidades Fijas. Ese nuevo precio es el que quedará en adelante y se actualizará cada seis meses al ritmo de los combustibles.

Para el ejemplo de la alcoholemia, el caso sería así: de acuerdo al último valor del CER publicado y con la actualización desde 2009 hasta hoy, la multa de $ 200 se iría a $ 840,3. Al dividir por los $ 13 actuales del medio litro de nafta, la nueva sanción quedaría en 65 Unidades Fijas.

Además de la sanción económica, la Justicia también puede aplicar días de arresto o trabajo comunitario: en el caso de alcoholemia, de 1 a 10.

Con las multas de otras contravenciones pasará lo mismo. Ensuciar bienes público se irá de $ 200 a $ 460; el hostigamiento a una persona de $ 200 a $ 1.246; y la reventa de entradas de $ 2.000 a $ 4.315. La diferencia en los montos depende de cuándo fueron actualizadas por última vez las multas para cada caso.

"La idea no es aumentar las sanciones, hacerlas más graves, sino actualizar los valores. Tiene que ver con la prevención general de los accidentes", explicó Daniel Presti, legislador de Vamos Juntos y presidente de la Comisión de Justicia de la Legislatura.

Para aprobar la reforma se necesitan 31 votos sobre 60, y el oficialismo cuenta con 34.

Para la Justicia, es una medida acertada. "Muchas de las contravenciones han quedado absolutamente desactualizadas, con multas que hoy resultan insignificantes como medida sancionatoria. Así, el Poder Judicial se activa por acciones reprochables, pero que terminan siendo sancionadas con valores irrisorios", aseguró Alejandro Fernández, vicepresidente del Consejo de la Magistratura porteño.

El aumento de las sanciones cobra trascendencia también porque la Ciudad creció la cantidad de controles: entre enero y mayo de este año realizó 92.714 operativos, un 72% más que en igual plazo del año pasado. Esto, según informaron en la Secretaría de Tránsito y Transporte, se debe a que aumentaron de 12 a 25 los puestos que trabajan los fines de semana.

El límite de alcoholemia es de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre. ¿Qué pasa cuando se detecta un positivo? Al conductor se le labra un acta, le retienen el registro y le dan un permiso provisorio para manejar que dura 40 días, y se le notifica que tiene cinco días hábiles para presentarse ante la Fiscalía Contravencional. Además, la grúa le lleva el auto hasta la playa de secuestro más cercana (al acarreo no se lo cobran). El infractor no le puede ceder el volante a un acompañante.

Fuente: Clarín