11/06/18

Auguran que producción de Vaca Muerta ayudará a bajar tarifas residenciales

Estiman que habrá una importante sobreoferta estival del yacimiento


El desarrollo a gran escala de la formación Vaca Muerta representará tarifas más baratas para los consumidores. Esa fue la principal conclusión de un foro privado de energía que organizó esta semana la consultora internacional Wood Mackenzie con directivos petroleros, luego de que se cerrara el debate parlamentario por las tarifas.

Mauro Chávez es el analista principal de Gas Natural y GNL para América latina de la consultora, y aunque vive en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, detectó desde hace tiempo que el tema de las tarifas sigue en las preocupaciones del sector, más allá del debate público. En base a sus proyecciones, el gas que se produce en Vaca Muerta ayudará a tener mayor previsibilidad y menores precios locales. Según su visión, en el mediano plazo el fluido estará por debajo de los actuales u$s6,38 por millón de BTU que pautó el Gobierno.

"Esto es importante porque significa que los usuarios residenciales y, sobre todo, las industrias van a pagar menos", dijo Chávez. En documentos a los que tuvo acceso El Cronista, el analista exhibió que tanto las tarifas residenciales como las del comercio y la industria en Argentina están por debajo de otros países de la región como Brasil y Chile, en línea con las de México y son superiores a las de Bolivia. "De todas maneras, para atraer inversiones en la industria gas-intensiva, hay una reducción mayor a los u$s2 que todavía debe ser lograda", matizó la consultora.

La contractualización del mercado es algo que se avizora como inminente. "Se necesita que las productoras y distribuidoras tengan contratos a largo plazo", explicó Chávez, para aportar mayor certeza, garantizar una demanda sostenida y conocer los excedentes que podría tener la oferta en el verano. "Vemos que habrá una sobreoferta de entre 5 y 10 millones de metros cúbicos por día en el período estival, que hay que exportar a Chile y lograr que el Ministerio de Energía levante los compromisos de reimportación". analizó.

Desde el año pasado el ministro de Energía, Juan José Aranguren, habilitó la exportación de gas a a Chile en verano, pero las petroleras deben importar el mismo volumen en invierno. Por otro lado, se estudiará la posibilidad de enviar al exterior Gas Natural Licuado (GNL) mucho más pronto de lo previsto. Para eso, el país necesitará instalar buques de licuefacción, más allá de los dos barcos que ya tiene para regasificar en Escobar y Bahía Blanca.

Más allá de que el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) informó que el año pasado el consumo residencial de gas bajó un 10%, el analista Chávez encontró en sus estudios que a iguales temperaturas, "hay una temprana evidencia de la elasticidad de la demanda residencial debido al incremento de las tarifas".

A contramano de los líderes políticos, la consultora Wood Mackenzie señala que las energías renovables aportarán "mayor volatilidad al sistema", debido a la intermitencia del viento y la luz solar. De esta forma, dan el mensaje de que la industria de los hidrocarburos está todavía muy lejos de extinguirse, a pesar de las certezas que emanan desde Europa y la intención de reducir las emisiones de dióxido de carbono y mitigar el cambio climático.

"Hay que apurarse. Argentina no está corriendo una maratón, sino una carrera de 100 metros para participar en los mercados globales de gas. La normalización del diseño regulatorio y el desarrollo de la infraestructura es urgente", concluyeron desde Wood Mackenzie.

Fuente: El Cronista