18/05/18

Puerto fantasma: la construcción en La Plata de u$s 415 M y que no se usa

Parece un elefante blanco. Son 25 hectáreas en la costa bonaerense en las que, con una inversión de u$s 415 millones, se construyó la nueva terminal portuaria de La Plata, preparada para recibir 450 mil Teus al año (un Teus equivale a un contenedor de 20 pies, 6 metros de largo), y con un plan de duplicar esa capacidad.


Grúas gigantes, scánneres de última generación para "radiografiar" la carga en tiempo real, racks para enchufar contenedores refrigerados, un canal de acceso con profundidad de 36 pies, apto para enormes buques cargueros; un edificio corporativo para 350 personas; una sala con tres equipos de simulación para entrenar a los operarios. Todo está listo pero el predio está semidesierto y hoy apenas trabajan allí 35 personas en cuestiones administrativas y de mantenimiento. No hay barcos en el muelle ni camiones maniobrando y las grúas están quietas.

El puerto comenzó a construirse desde cero en 2008. Se terminó en 2014 y obtuvo la habilitación de Aduana en 2015. Pero desde entonces sólo se hicieron unos pocos embarques de prueba. La inversión corrió por cuenta del consorcio filipino ICTSI, que obtuvo la concesión para operar la terminal de contenedores, a 10 kilómetros de la capital bonaerense, con la idea de derivar allí parte del movimiento que hoy concentra el Puerto Nuevo de la ciudad de Buenos Aires. La concesión es por 30 años, y ya pasaron casi 10 sin que el grupo filipino haya empezado a recuperar la inversión.

Para ponerlo en marcha hace falta terminar un tramo de 3 kilómetros del acceso a la autopista Buenos Aires - La Plata, que permitiría la entrada y salida de camiones. Es una obra que el anterior gobierno dejó inconclusa y "generaría, una vez terminada, unos 12 mil empleos indirectos en la zona de Berisso y Ensenada", destacó José María Dodds, titular del Consorcio de Gestión Puerto La Plata, el ente público que administra la zona concesionada.

Tampoco llega mercadería por tren, aunque el puerto está conectado con seis ramales ferroviarios: el Nuevo Central Argentino, el Belgrano cargas (ex Belgrano Norte y Ex Urquiza), Ferrosur Roca, Ferroexpreso y el Belgrano Cargas ex San Martín.

El mantenimiento mensual de este gigante dormido es de unos u$s 750.000 por mes, confió a El Cronista Eduardo Zabalza, CEO de Tecplata, la filial Argentina de ICTSI (International Container Terminal Services Inc). El directivo local destacó que el grupo con sede en Manila administra 29 puertos en 21 países (entre ellos, Brasil, Colombia y Ecuador) y su apuesta en Argentina es por los próximos 60 años, ya que aspiran a renovar la concesión.

"Nos reunimos en su momento con las autoridades provinciales y nacionales de la anterior gestión, y en marzo, el titular del consorcio se entrevistó con el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, quienes le aseguraron que el tramo de acceso a la autopista estará listo en 2019", contó Zabalza.

La fecha es clave, ya que el año próximo vence la concesión del puerto de Buenos Aires, y aunque aún no se conocen los pliegos, se otorgaría mayor preeminencia a la actividad turística en la terminal de cruceros, y se derivaría parte del movimiento de cargas hacia la nueva terminal de La Plata. De hecho, la concesión a Tecplata incluye la ampliación de la capacidad a 900 mil Teus, con lo que igualaría la capacidad del puerto porteño, que alcanza a 1.100.000 Teus anuales. Estas obras deben concretarse antes de 2028, con una inversión de u$s 150 millones adicionales. Pero por ahora, un perro ovejero es el único que hace bullicio las instalaciones vacías y lustrosas del puerto que todavía no fue.

Fuente: El Cronista