30/05/18

Para la CNDC, el de los ómnibus es un sector "altamente concentrado"

El 75% del parque automotor está manejado por 15 grupos empresariales; solamente Flechabus tiene una posición dominante del 40%; el organismo presentó recomendaciones Crédito: Ministerio de Producción


La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) presentó ayer las conclusiones y recomendaciones que le hizo al Ministerio de Transporte sobre la base del estudio que realizó sobre el mercado de ómnibus de larga distancia, que desde hace años se encuentra "altamente concentrado", tanto en términos del parque automotor como en la prestación de corredores (origen-destino).

En primer lugar, la agencia que conduce Esteban Greco señaló con preocupación que existe escasa información sobre los grupos dueños de las empresas, lo que resulta peligroso, ya que no se sabe quién está detrás de cada línea de ómnibus.

"Ya realizamos convenios con distintos organismos estatales para conseguir información y cruzarla", indicó Luis Molouny, subsecretario de Transporte Automotor, ayer, en conferencia de prensa junto con Greco, para la presentación de las conclusiones.

Igualmente se detectó que existen 119 empresas, de las cuales 79 pertenecen a 15 grupos empresarios. Como si fuera poco, solo siete dueños concentran más del 75% del parque automotor, los cuales son Flechabus (40%), Plusmar (9%), Andesmar (9%), Vía (8%), Crucero (4%), Plaza (4%) y Cata (2%).

"El nivel de concentración se ve más claro en la cantidad de proveedores que operan una ruta. De una muestra de 1000 trayectos que tomamos, en el 25% de los casos hay un solo operador; en el 21%, dos, y en el 20%, tres proveedores", indicó Greco.

Para atomizar el mercado, las recomendaciones que dio la CNDC y las medidas llevadas adelante por la cartera de Transporte son dar incentivos para la entrada de nuevos jugadores y no necesariamente multar a la empresa con mucha porción de mercado.

"Hubo casos de denuncia contra Flechabus por su posición dominante, pero no hubo una sanción", explicó Greco.

Entre las acciones implementadas se encuentra bajar la barrera de entrada de nuevos competidores con una flexibilización de los permisos que se les entregan a las empresas. La medida que se tomó fue entregar una concesión única a cada compañía para operar en todo el país y eliminar la anterior normativa, que pedía una autorización por cada determinada ruta.

Asimismo, se decidió ampliar las bandas de tarifas básicas: la del límite superior aumentó un 150% y la del límite inferior se amplió un 85%. "La banda anterior era muy baja, con la ampliación se logra más flexibilidad para fijar tarifas, lo que va a permitir que más personas puedan viajar y que el servicio sea más eficiente", dijo Greco.

Por otro lado, Molouny resaltó que los subsidios al sector, que se ubicaban en torno de los 1800 millones de pesos en 2015, "se fueron reduciendo hasta llegar a cero, ya que constituían una traba para darle un buen servicio al consumidor".

Según el funcionario, las empresas reemplazaron los subsidios que recibían por "un manejo más eficiente de los servicios", lo que les permitió ahorrar en costos. El ejemplo que dio fue el de ahorrar en la cantidad de frecuencias que realiza cada línea de micros, que fue flexibilizada a través de una resolución que aprobó el ministerio a fines del año pasado.

Con respecto a la conectividad con pueblos lejanos de poca población, que tal vez no tienen tanta demanda pero es importante mantenerlos conectados, Molouny dijo que las líneas de ómnibus que realicen esos servicios seguirán subsidiadas con descuento en el precio del combustible, aunque aclaró que esos casos generalmente son más frecuentes en el ámbito del transporte provincial.

Igualmente, ambos funcionarios ratificaron que se mantendrán los subsidios para obtener pasajes para personas con discapacidad, que deberán tramitarse por Internet en la Comisión Nacional de Regulación.

Por último, la CNDC indicó que "la inminente puesta en operación de vuelos low cost modificará el entorno competitivo para el autotransporte interurbano de pasajeros, lo cual debería llevar a la reconversión del sector para transformarlo en un servicio más eficiente y complementario del aeronáutico".

"Todavía quedan muchas cosas por hacer; estamos hablando de cambios estructurales frente a un estancamiento de los últimos 25 años. En un país tan extenso como el nuestro, la conectividad y el transporte son fundamentales para desarrollar el turismo, motor de crecimiento federal y de empleo", dijo Molouny.

El mercado de autotransporte interurbano de pasajeros está regulado por una ley sancionada en 1937. El Gobierno está en tentativas de modificar el marco regulatorio para "flexibilizar la normativa y permitir una mayor conectividad y complementariedad entre distintos medios de transporte", indicó Molouny.

Fuente: La Nación