31/05/18

Larreta recurre al género para erradicar a trapitos y limpiavidrios

El Gobierno porteño enviará en las próximas horas a la Legislatura un proyecto de ley para modificar varios artículos del Código Contravencional en vigencia.


Larreta, contra los trapitos

La iniciativa del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, será presentada a los ediles como un cambio en pos de incorporar la agenda de género, y para asegurar una mayor protección a las mujeres y menores de edad frente a agresiones de diverso tipo. Sin embargo, la modificación tiene como principal desafío reformar dos artículos claves para prohibir definitivamente la actividad de cuidacoches y limpiavidros en los límites de la capital.

El PRO tiene una espina clavada con el tema de los trapitos desde hace años. En 2011, Mauricio Macri se vio obligado a vetar una ley impulsada por la oposición para regular la actividad a través de un registro. La actividad fue creciendo hasta un punto desmedido, y comenzó a mermar desde que Rodríguez Larreta definió instrumentar operativos especiales en zonas gastronómicas, espectáculos deportivos y artísticos con oficiales del área de Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad, el ministerio de Ambiente y Espacio Público, y la Fiscalía porteña.

Luego de mucho meditar, el oficialismo halló una salida política convincente a través de la mesa de género conformada a comienzos de este año, con la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri, como una de las principales impulsoras. El plan oficial es incluir en un mismo paquete el agravamiento de las penas para aquellas personas que incurran en acosos u hostigamientos sexuales o callejeros, con penas mayores cuando se trate de mujeres, o bien haya más de un agresor. De igual modo, se prevé incorporar nuevas figuras para disuadir el ciberacoso: se sancionaría la difusión no autorizadas de imágenes de contenido sexual (con más pena cuando el delito lo realice una ex pareja) y la suplantación de identidad (phishing). La reforma prevé sancionar a quienes realicen pegatinas de oferta sexual, y contempla a su vez la clausura de establecimientos donde se ejerza la prostitución. Todos estos delitos podrán denunciarse en forma anónima.

No obstante, el punto neurálgico de la propuesta busca cambiar radicalmente el artículo 79 del código contravencional, que según su actual redacción pena a quien "exige retribución por el estacionamiento o cuidado de vehículos en la vía pública sin autorización legal". La voluntad del Ejecutivo es multar a quien ofrece.

De igual modo, en Parque Patricios proponen sancionar a quien ofrezca la limpieza de vidrios de autos en la vía pública, sin autorización legal. En ambos casos, se piensa agravar la pena cuando la damnificada sea mujer, o bien cuando sean dos o más los oferentes de servicios no autorizados, sea el damnificado varón o mujer.

"El nuevo código nos permitirá sentirnos más protegidas a la hora de transitar en la vía pública, o incluso al denunciar", aseguró Tagliaferri en la antesala del debate legislativo.

Fuente: El Cronista