17/05/18

Larreta no cede su posición y se agrava el conflicto del subte con más paros

Las medidas de fuerza continuarán en aumento si no hay respuesta al reclamo de los metrodelegados


El gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta permanece inflexible ante el reclamo que motivó a los agrupados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp) a interrumpir hasta el mediodía de ayer el funcionamiento de las líneas A y B, en un nuevo intento por reabrir las paritarias que la empresa concesionaria, Metrovías, firmó con la UTA y el gremio de supervisores, pero que no contempló en la mesa de diálogo a los metrodelegados, cuya personería gremial se halla suspendida por un fallo de la Corte Suprema.

Los metrodelegados, enrolados tras su secretario general, Roberto Pianelli, detuvieron desde la medianoche del martes y hasta el mediodía de ayer el servicio en las líneas que van de Plaza de Mayo a San Pedrito, y de Alem a Juan Manuel de Rosas, exigiendo que la Subsecretaría de Trabajo porteña convoque a las partes para discutir una mejora salarial, tras el acuerdo que se firmó entre las partes reconocidas en torno al 15%. También desde el mediodía, y hasta las 14, los trabajadores levantaron molinetes para permitir el ingreso sin pago de los transeúntes.

Aunque las medidas progresivas adoptadas por el gremio vienen aumentando su frecuencia y duración, tanto la plana política en Parque Patricios, como Sbase, controlante de la red ferroviaria, y Metrovías, concesionaria del servicio, se niegan a torcer el brazo y reconocer al gremio como interlocutor. Ayer, para aliviar el malestar, se dispuso un operativo especial, con más internos de las líneas de colectivo que circundan las trazas bajo tierra de las líneas A y B, y sumaron otros buses especiales.

"La paritaria está cerrada y tiene su cláusula de revisión. Este es un conflicto que trasciende lo laboral", indicó una fuente porteña cercana a las negociaciones con los sindicatos.

Pese a la inflexión, los metrodelegados anunciaron que volverán a parar el subte si no son convocados. "Esperamos que el Gobierno porteño salga del autismo y convoque a la mesa de negociación con Metrovías para hallar una senda de resolución al conflicto; de lo contrario, nos veremos obligados a tomar otra medida de fuerza el viernes, desde la medianoche hasta las 12, en las líneas C y D", adelantó Pianelli, desde la estación San Pedrito, donde auditores de Sbase y Metrovías tomaron actas de los trabajadores que permitían la apertura de molinetes.

El gremio del subte, enfrentado con la UTA, también cargó ayer las tintas contra la empresa concesionaria del servicio, Metrovías, al considerar "un ataque directo a compañeros, delegados y miembros del secretariado ejecutivo" el envío de unos 70 telegramas con "sanciones" por las protestas sindicales. En concreto, la concesionaria decidió suspender a más trabajadores que participaron en las protestas en rechazo de la paritaria firmada con la UTA y el gremio de supervisores, una decisión adoptada el pasado viernes, ante la apertura de molinetes y suspensión del servicio en las últimas horas de la jornada.

Los metrodelegados son parte activa de la multisectorial "Paritarias sin Techo", que agrupa a varios gremios, fundamentalmente de las dos CTA, en reclamo de recomposiciones por encima del 15%, con la inflación porteña ya al 9,7% en el primer cuatrimestre.

Fuente: El Cronista