20/04/18

Un informe oficial asegura que los hogares destinan hoy a los servicios públicos menos ingresos que en la convertibilidad

Un hogar perteneciente al 20% más pobre destinaba el 8,2% de sus ingresos en 2000 para el pago de servicios, mientras que en 2017 el 2,9%


A raíz de la polémica que se generó con respecto a la política tarifaria del Gobierno, el ministerio de Hacienda realizó un estudio sobre la evolución de las tarifas de gas y electricidad, en relación con los ingresos de los hogares, y llegó a una conclusión que puede resultar llamativa: las facturas se llevan un porcentaje menor sobre el total del ingreso familiar que en la convertibilidad.

El gráfico que confeccionó la cartera que dirige Nicolás Dujovne muestra la participación del gasto en tarifas de gas y electricidad sobre el ingreso de los hogares, teniendo en cuenta cuadros tarifarios con y sin Tarifa Social Federal (TSF), en base al consumo promedio de un hogar representativo de cada quintil de ingresos.

Para todos los quintiles, se observa que la participación de las facturas de gas y electricidad en el ingreso promedio de un hogar es menor en 2017 que en 2000 aún si no se tiene en cuenta la existencia de la TSF. Por ejemplo, un hogar perteneciente al 20% más pobre destinaba el 8,2% de sus ingresos en 2000 para el pago de servicios, mientras que en 2017 destinaba 2,9% de su ingreso, sin contemplar la posibilidad de acceder a la TSF.

"La TSF resulta fundamental para la protección de los hogares de menores recursos, concentrando el 48% de sus beneficiarios en el 40% más pobre de la población para el caso del AMBA. Como tal, al incorporarla al análisis, puede verse que los hogares del 20% más pobre que son beneficiarios de TSF destinaban el 1,5% de sus ingresos en 2017 en las facturas de gas y electricidad", agrega el informe.

Por último, según Hacienda, aun habiendo transitado el período de normalización tarifaria durante 2015- 2017, la proporción del ingreso de los hogares destinada al pago de servicios continua por debajo de los valores observados en países comparables, entre un 6 y un 14%.

Los últimos aumentos

Desde el 1° de abril se puso en marcha una nueva ronda de aumentos del gas del orden del 32% a nivel nacional, con máximos de hasta el 40%. Este ajuste se suma al incremento del 45% que aplicó el Gobierno en diciembre del año pasado.

En tanto, en electricidad, la última suba fue en febrero cuando un usuario de bajo consumo de 50 KVh pasó de pagar $156 a $261, mientras que, en la otra punta, quien pagaba $1515 desembolsó $3047.

Fuente: La Nación