09/04/18

Remy: "Este nuevo animal en Vaca Muerta va a invertir u$s 3000 millones en 5 años"

En marzo, Gastón Remy protagonizó el "pase del año" al asumir como CEO de Vista Oil & Gas Argentina dejando atrás una carrera que lo había encumbrado, meteóricamente, en Dow Argentina. Abogado de profesión, recibido en la UBA y con Master en Columbia, la química norteamericana lo postulaba para seguir en el exterior. Sólo una oferta que no pudo resistir lo retuvo apegado a su tierra natal


La semana pasada, Miguel Galuccio, ex presidente de YPF y actual Chairman y CEO Global de Vista Oil & Energy, y Gastón Remy, CEO para la Argentina del más nuevo emprendimiento petrolero en el país pusieron en marcha la compañía. Fue en el campo de Catriel, Neuquén, en lo que es una de las empresas recientemente adquiridas por la firma, Entre Lomas. Galuccio logró reunir u$s 800 millones para invertir en gas y petróleo no convencional en la región.

Desde el campo de producción, a 130 kilómetros de Neuquén capital, Remy explicó a El Cronista en una videoconferencia el alcance del emprendimiento y el sentido del salto de ser el CEO de la multinacional Dow para el país para una compañía que él mismo define con las formas de una start-up.

Ese salto lo ubica a Remy de alguna forma, en el regreso a sus orígenes: neuquino de nacimiento, su familia reside en la provincia, y allí estará radicada la sede central de Vista Argentina. La otra "vuelta" tiene que ver con su profesión original de abogado. "Acá todos hacemos de todo, no sobra nada. Vuelvo como abogado a hablar con los poderes públicos, por ejemplo".

¿Lo conocías a Miguel Galuccio?

Con Miguel se desarrolló una relación, esas de las que más se fortalecen teniéndolo del otro lado de la mesa. Y como socio, cuando él estaba en YPF y yo en Dow, estuvimos muchos años negociando lo que fue El Orejano, que hoy es el campo de shale-gas de producción más grande del mundo, fuera de Norteamérica. Nos conocimos a nivel profesional, a nivel personal y eso hizo que también yo, haya tomado estas decisión, de abandonar Dow, por la confianza que tengo en él como empresario, como persona, por sus valores y por lo que él significa.

¿Qué es lo primero que viene ahora, desde lo operativo, los primeros pasos o los cambios grandes?

Venimos de lo que fue la transacción, el financiamiento, la estructura del SPAC, que fue la recolección de u$s 800 millones de inversores internacionales. Hace dos semanas los accionistas nos apoyaron con la aprobación de esta compra y la aprobación del management, y a partir de ahora la empresa se transforma en una compañía operativa, con estos activos que son Entre Lomas y Medanito. Ahora viene poner en valor todos esos recursos convencionales, de una compañía tan tradicional. Entre Lomas era la empresa que dirigió Oscar Vicente durante muchos años. Está en una zona que creemos que es muy buena, donde queremos crecer y mucho, ese es el foco ahora. Y todo eso desde una compañía que tiene la lógica de "startup", la lógica de hoja en blanco en cuanto queremos mirar nuevos modelos organizacionales, operacionales, mucha tecnología. Vamos a apoyarnos en toda la experiencia que estamos adquiriendo con la transacción la experiencia del equipo todo lo que trae Juan Garobi, el COO; Pablo Vera Pinto, ex Swiss Bank, como CFO; Alejandro Cherñacov, en todo lo que tiene que ver con la relación con los inversores, con la banca, con la estrategia. Es un equipo clase A total, donde a mí me toca ahora el rol de liderar la operación de Vista en la Argentina, pero con una lógica de empresa corta, dinámica ágil, esto es un nuevo nimal que llega a la Argentina, a Vaca Muerta, como compañía publica pero independiente y de un tamaño distinto a las grandes tradicionales.

¿Hay una cifra de inversión que ya estén pensando para Vaca Muerta concretamente?

Esta es inversión directa que llega a la Argentina por prácticamente los cinco continentes, inversores sofisticados por u$s 800 millones. El plan de crecimiento es de quintuplicar, triplicar la cantidad de barriles equivalentes en los próximos tres a cinco años. Estamos hablando de varios miles de millones de dólares para los próximos cinco años, mínimo u$s 3000 millones de inversión los próximos cinco años.

¿Qué involucra esa inversión?

Incluye mantener la operación convencional, que la queremos mantener y va a ser la que nos va a dar soporte en esta primera etapa fundamentalmente todo lo que es shale.

¿Por qué pegó el salto, de Dow a esta nueva empresa?

A mí lo que me moviliza son los cambios. A mí me tocó la disyuntiva ahora de tener o seguir mi carrera fuera de la Argentina con Dow, porque me estaba yendo bien y querían que haga cosas con mayor impacto para la corporación a nivel global, o quedarme en un proyecto como este, jugando el partido en Argentina y ser el verdadero protagonista. Bueno, para mi Vista, es el mejor vehículo para ese tipo de anhelos y de motivaciones, porque es un animal distinto.

Hay un tema con los precios, del petróleo. ¿Cómo es la perspectiva y que es lo que puede aportar también esta organización de la producción de Vista?

El precio del petróleo no lo controlamos, eso está claro. Pero podemos controlar los costos, y me parece que el verdadero foco que tenemos que tener no solo como Vista si no como industria, del ecosistema que incluye a las provincias, el país, las empresas de servicios, es cómo vamos a bajar los costos para ser más competitivos, más productivos. En el petróleo que es un commodity, ¿quiénes van a ganar?

Los que puedan producirlo en forma más económica, con la tecnología, las nuevas miradas. Y por supuesto, todas las mejoras que se puedan hacer en infraestructura, en la forma de generar acuerdos, como fue el acuerdo sectorial, para agrandar la torta y generar más empleo pero siendo más competitivos.

Sin el acuerdo sectorial, ¿se hubiera podido hacer este proyecto?

Yo no me quiero limitar al acuerdo sectorial. Este proyecto no se podría haber hecho hace cuatro o cinco años. Creo que, en los últimos dos años se generaron toda una serie de transformaciones que a veces nos cuesta verlas pero que van pasando y que generan ejemplos como este.

El acuerdo sectorial es más una señal, una referencia más allá de su aplicación. Fuente: Cronista