03/04/18

Petróleo no convencional: aconsejan no realizar perforaciones a cualquier costo

Muchas compañías decidieron utilizar menos recursos para elevar la producción y devolver parte del capital a los inversores mediante la recompra de acciones.


El Cronista FT exportaciones mundiales mercaderias y pbi mundial

"Todo hombre mata lo que ama", escribió Oscar Wilde. Los ejecutivos del sector petrolero de EE.UU. saben exactamente lo que el escritor quería decir.

En 2014, la industria del shale entró en un período de desaceleración después de que su floreciente producción saturara los mercados mundiales. Ahora los inversores piden que evite cometer el mismo error.

La disciplina de capital y los retornos de los accionistas deberían ser los lemas para la industria de exploración y producción, advierten a los equipos gerenciales; y muchos de ellos ya han respondido.

Desde que surgió la industria del shale oil a fines de 2000, ésta se caracterizó por una búsqueda de crecimiento impulsada por el endeudamiento y a cualquier precio. Sin embargo, ayudadas por la suba de los valores del petróleo desde el año pasado, muchas compañías estadounidenses de exploración y producción van rumbo a generar suficiente liquidez con las operaciones como para cubrir su inversión de capital.

"En términos generales, el sector está pasando del modelo focalizado en el crecimiento a un modelo concentrado en los retornos", dijo Osmar Abib, codirector global de petróleo y gas en Credit Suisse.

"Las estructuras de costos han bajado y los precios de las materias primas están en alza. En este entorno, muchas compañías van a tener un flujo de caja libre positivo," agregó. Pero el mercado estable y los retornos atractivos que buscan los inversores podrían ser más esquivos.

El mensaje que transmiten desde los inversores de acciones hasta la misma industria no ha sido ambiguo. "Simplemente no perforen, perforen y perforen", dijo Kevin Holt de Invesco, grupo de administración de fondos. "Hay que tener una propuesta de valor".

Mark Papa, CEO de Centennial Resource Development, dijo que los máximos responsables de las compañías de exploración y producción siempre pueden esperar una advertencia de los inversores institucionales para que no destruyan capital. Ahora esa recomendación llega "con ganas", dijo en el congreso CERAWeek en Houston.

El mensaje de los inversores, dijo Papa, fue: "Si invierten demasiado del flujo de caja en inversiones estúpidas y destruyen capital, no sólo nos vamos a enojar con ustedes sino que los castigaremos, y destruiremos la valuación de sus acciones. Y nunca más tendremos acciones de ustedes".

Frente a ese tipo de presión, las seis principales compañías norteamericanas de exploración y producción, empezando por Anadarko Petroleum en septiembre pasado, decidieron que en vez de invertir cada dólar en elevar la producción, devolvieron capital a los inversores recomprando acciones.

Las compañías que han anunciado recompras, entre las que se incluyen también Hess y Devon Energy, fueron recompensadas por el mercado de valores. Las acciones de una muestra de 10 empresas líderes norteamericanas de exploración y producción bajaron un promedio de 20% en 2018, pero para las seis que anunciaron recompras de sus acciones la caída fue de una media de apenas 5%.

A la inversa, las empresas que parecen más ansiosas por crecer podrían ser castigas por eso. Hace unos días, Concho Resources, uno de los productores de shale más exitosos de la Cuenca Permiana de Texas y Nuevo México, anunció la compra de su rival RSP Permian por u$s 9500 millones. Sus acciones perdieron 8,8% de su valor el día que se anunció la adquisición; una baja que Andy McConn de Wood Mackenzie dijo que "recalca la preocupación que tienen los inversores por las medidas orientadas al crecimiento, y no a la disciplina, que están tomando las empresas de exploración y producción de EE.UU."

La financiación de capital que recibió la industria se desaceleró abruptamente. El sector norteamericano de exploración y producción vendió acciones por u$s 7400 millones en 2017, y en lo que va del año van u$s 829 millones, comparado con los u$s 34.200 millones del año pico de 2016, según Dealogic.

Para estar absolutamente seguros de que los equipos gerenciales responden a las exigencias de los accionistas, algunas compañías están cambiando sus estructuras salariales para sus altos ejecutivos. Marathon Oil, por ejemplo, informó en febrero que había agregado mediciones de retornos sobre la inversión y flujo de fondos por acción a su métrica de rendimiento para sus ejecutivos.

Ahora que los inversores cortan el flujo de capital que las compañías de exploración y desarrollo asignan a pozos nuevos, finalmente debería haber un impacto sobre la producción norteamericana de petróleo.

"El efecto inmediato de esta medida es que se debilita la relación entre los precios del petróleo y el crecimiento de la producción de shale", dijo Alastair Bishop de BlackRock, otra administradora de fondos. Para cualquier precio dado del petróleo, las compañías que están invirtiendo dentro de sus flujos de caja perforarán menos y producirán menos.

La mayor disciplina de capital llega en un momento en que la industria del shale viene mostrando otras señales de dolores de crecimiento. Las empresas informaron menor producción proveniente de los pozos originales en áreas donde también se están perforando pozos adyacentes.

Los precios de algunos servicios para yacimientos petrolíferos han registrado alzas y se esperan más subas. Eso hace que algunos de los desarrollos de shale posibles sean menos rentables. Juntas, las fricciones en el sistema se agregan a las razones por las que la producción de petróleo norteamericano podría no mantener la veloz tasa de crecimiento registrada en los últimos meses.

Fuente: El Cronista FT exportaciones mundiales mercaderias y pbi mundial