26/04/18

Peña descartó que se reduzca el IVA en las boletas de luz y gas

Después de varios días de fuego cruzado por las tarifas, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó el rumbo económico y destacó que no habrá cambios respecto de la política tarifaria.


El jefe de Gabinete respondió las preguntas de los legisladores
en un Senado semivacío Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Gómez

Al contrario de lo que se preveía en la Casa Rosada, Peña dio un informe sobre la marcha del Gobierno ante un Senado que se presentó semivacío. La ausencia más notoria fue la de la expresidenta Cristina Kirchner.

Durante su informe sobre la marcha del Gobierno, Peña sostuvo que el objetivo del presidente Mauricio Macri es la "normalización del sistema energético" a través de un "sendero gradual de reducción de subsidios a partir de las actualizaciones de los precios".

Además, el jefe de Gabinete descartó, al menos "por el momento", la posibilidad de reducir el 21 por ciento del IVA incluido en los servicios públicos. Incluso, según detalló, para avanzar con esa modificación tendría que ser mediante una ley. "Consideramos que hemos hecho otros avances para morigerar el impacto [de las tarifas]", agregó Peña.

El ministro coordinador puso énfasis en la defensa del programa económico, a tal punto que no cedió ni un centímetro ante los cuestionamientos que le llovieron desde casi todos los bloques.

Pero lo cierto es que Peña fue hasta el Parlamento preparado para hablarle en particular a una persona que finalmente no estuvo presente: Cristina Kirchner. Esa ausencia -pese a que estuvo en el Congreso hasta las 20.45- no cambió el eje de las críticas del funcionario.

"Lamento no poder dialogar todo esto con ella. Pero los problemas que tenemos que enfrentar se deben a las malas políticas que nos dejaron", resaltó Peña. Eran las 21.10 y lo escuchaban 18 senadores; solo ocho de ellos eran opositores.

Un cruce que generó incomodidad tuvo como protagonista a José Mayans (PJ-Formosa), que cortó el trámite tranquilo que llevaba Peña en la Cámara alta. "Todos los precios se fueron al doble", le reprochó el legislador formoseño.

Mayans, con un discurso que por momentos se asemejó a un stand up, le reclamó a Peña que despidiera a varios ministros. "¡Échelo, sus planillas no coinciden con la realidad!", dijo señalando al vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui. Pero no fue la única renuncia que pidió: es que Mayans también reclamó las cabezas de Rogelio Frigerio (Interior), Nicolás Dujovne (Hacienda) y Luis Caputo (Finanzas).

Hacia el final, el jefe del bloque peronista, Miguel Angel Pichetto, sorprendió con fuertes cuestionamientos. Aludió a la intensa compra de dólares por parte del Banco Central y dijo que es un indicador de que "las cosas no vienen bien".

"Tienen que abrir la cabeza, hay luces amarillas", agregó.

Volvió la pesada herencia

Como sucede cada vez que se presenta en el Parlamento, Peña presentó un informe con un foco en particular. En esta oportunidad el ministro coordinador hizo una detallada comparación sobre el federalismo en los tiempos del kirchnerismo y en la actualidad.

"Cuando llegamos, en diciembre de 2015, nos encontramos con un federalismo vaciado de contenido. Y con la Casa Rosada con mayor concentración de recursos de la historia argentina, en detrimento de las provincias", se despachó el ministro coordinador.

Peña, en un discurso de unos 20 minutos, explicó que "los fondos se repartían con una enorme discrecionalidad, como una abierta herramienta de disciplinamiento político".

Las transferencias discrecionales de la Nación a provincias, según repasó Peña, se triplicaron durante el período kirchnerista, pasando del 0,5% del PBI al 1,5%. "Eso explicaba por qué se veía todos los días a gobernadores pasando horas en la Casa Rosada esperando que alguien los atendiera para pedir la plata para poder funcionar", fustigó.

Además, en materia de subsidios de energía y transporte, otro de los puntos que recibieron cuestionamientos de los senadores, el jefe de Gabinete dijo que cuando Macri se hizo cargo de la presidencia había una "altísima discriminación geográfica". Es que ocho de cada 10 pesos de los subsidios iban a la ciudad de Buenos Aires y a la provincia de Buenos Aires.

"Muchas provincias no estaban en condiciones de pagar los sueldos, pero nosotros no los dejamos solos", dijo Peña, que estuvo acompañado por Gustavo Lopetegui; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el secretario de Medios, Jorge Grecco; el secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez; el titular del Plan Belgrano, Carlos Vignolo, y la secretaria parlamentaria, Lucía Aboud. Según dijo Peña, en los dos primeros años de la gestión macrista se aumentaron las transferencias automáticas a las provincias. "Dimos más poder y recursos a las provincias", enfatizó.

Fuente: La Nación