10/04/18

Metrobus y bicisendas, bajo la lupa de los porteños

El 84% de los consultados en una encuesta considera que el sistema de carriles exclusivos para colectivos mejora el tránsito. El nivel de aceptación las ciclovías cae al 57%, aunque crece entre los más jóvenes.


El Metrobus de la 9 de Julio, el más corta pero el más emblemático. Foto: Mario Quinteros

Se trata de las dos políticas relacionadas con el transporte que más impulso le dio el macrismo en la Ciudad. Una, la del Metrobus, que nació en 2011 en la avenida Juan B. Justo y ya cuenta con una red de más de 60 kilómetros de carriles exclusivos en distintas avenidas porteñas con la 9 de Julio como emblema. La otra, la de la extensión de las bicisendas que ya suman unos 200 kilómetros y le sumaron además las estaciones del sistema EcoBici.

En mayo de 2011 se inauguraba el primer corredor exclusivo para colectivos en la avenida Juan B. Justo y despertaba debates sobre su utilidad y eficacia. Años después, con siete corredores en funcionamiento para 91 líneas de colectivos, una red de 63 kilómetros que impacta en más de un millón de personas diariamente, la idea general de los porteños sobre este sistema para el ordenamiento del transporte público de pasajeros no puede ser más positiva.

Según se desprende del segundo Informe del Observatorio Vial de la Cecaitra (Cámara que agrupa a las empresas productoras de software vial) el 84% de los porteños considera que el sistema de carriles exclusivos organiza mejor el tránsito. Tan solo 1 de cada 10 habitantes de la Ciudad creen que la existencia de Metrobuses perjudica el normal funcionamiento del transporte.

No corre la misma suerte la bicisenda, cuya valoración aún está por debajo de un consenso de aceptación. Solamente el 57% de los consultados considera que sirve para mejorar el tránsito. Por su parte, los que consideran negativamente el carril exclusivo para ciclistas asciende al 22%. Dos de cada 10 no tienen todavía una posición tomada al respecto. Los datos fueron proporcionados también por el Observatorio Vial de Cecaitra.

Sin embargo, entre la población más joven, a la que se apunta cuando se habla de cambiar el hábito a la hora de movilizarse en este tipo de rodados por la Ciudad, el número de aprobación sobre las bicisendas alcanza a 7 de cada 10 consultados. Este segmento es la población contenida entre los 16 y los 29 años. Por lo que se puede proyectar que con el correr de los años también este sistema de organización de tráfico sea estimado positivamente de la misma manera que hoy es valorado el Metrobus.

En cifras

1 de cada 10

porteños cree que el Metrobús es perjudicial para el sistema de transporte. El 84 por ciento está de acuerdo con su implementación y utilidad.

7 de cada 10

jóvenes ven con buenos ojos el sistema de bicisendas para el ordenamiento del tránsito. Baja drásticamente la consideración entre los mayores de 30 años.

Fuente: Clarín