26/04/18

El Gobierno prevé bajar a la mitad los subsidios al gas en 2018


Aranguren en Loma Campana, con Omar y Miguel Gutierrez

Los subsidios al sistema de gas natural (oferta y demanda) se reducirían este año a la mitad medidos en dólares, en relación a 2017. De acuerdo con los documentos oficiales que elaboró el Ministerio de Energía, el año pasado se destinaron u$s 2227 millones, equivalentes a alrededor de $ 37.191 millones, mientras en el corriente período se desembolsarían cerca de u$s 1097 millones, sin incluir lo que el Estado transfiera a las productoras de gas no convencional para el desarrollo de Vaca Muerta.

Esos cálculos fueron hechos con una proyección de tipo de cambio de $ 19,30 por dólar en promedio para todo 2018, que se cambió después de votar el Presupuesto y devaluar.

De esta forma, el Gobierno prevé este año también bajar casi un 50% interanual las importaciones de gas natural. En 2017, Energía Argentina S.A. (Enarsa, ahora Integración Energética Argentina SA) compró al exterior gas natural por u$s 1256,1 millones, mientras que este año importaría por unos u$s 650 millones, en buena parte por la mayor producción local esperada. Las cifras no incluyen compras de Gas Natural Licuado (GNL), que el año pasado fueron de u$s 1013,4 millones y en 2018 ya se cerraron por al menos u$s 138 millones.

Detrás de la discusión por las tarifas estuvieron también estos números, que implican gastos que engrosan los déficits fiscal y comercial. Entre 2006 y 2015, el kirchnerismo destinó u$s 24.400 millones en subsidios para el gas natural, con un récord anual en el último año de u$s 6300 millones. El camino emprendido con el retiro del Estado y la caída de los precios internacionales llevó a que en 2016 ese monto se redujera a u$s 2690 millones.

Con todo, en 2019 se terminarán casi todos los subsidios, excepto los que llegan a los consumidores en la Patagonia, La Pampa, Malargüe (Mendoza) y la Puna, que seguirán hasta el último día de 2022.

Ayer, después de meses de silencio, el ex secretario de Hidrocarburos, José Luis Sureda, volvió a hablar. En un seminario de la Universidad Austral, el ex funcionario que se fue en abril del año pasado con fuertes críticas al ministro de Energía, Juan José Aranguren, protestó una vez más contra los subsidios y beneficios impositivos que otorgó el Gobierno para las energías renovables, una forma de abastecimiento que necesita sistemas de almacenamiento y gestión que todavía Argentina no tiene.

En otra presentación, Jorge Dimopulos, director de Desarrollo de Negocios de Tecpetrol, planteó que para fines de 2018 tendrán en Fortín de Piedra unos 70 pozos en producción.

El brazo petrolero de Techint invertirá hasta el año próximo u$s 2300 millones en Vaca Muerta, de los cuales u$s 700 millones serán para infraestructura.

La estimación de Dimopulos es que por pagar un precio más alto en Vaca Muerta, el Estado ahorrará u$s 405 millones de importaciones.

Fuente: El Cronista