17/04/18

Cómo es la "brigada caza Uber" que entrega choferes y pasajeros a la Policía: ¿podés ir preso?

Un tuitero subió un relato en primera persona contando el funcionamiento de un grupo de taxistas. 16 de Abril 2018


Uber, la polémica empresa de capitales estadounidenses que quiere revolucionar el transporte en todo el mundo, no deja de ser noticia: una vez más, aparecieron los taxistas “cazadores de Uber”, de acuerdo a un testimonio en primera persona subido a la red social Twitter que cuenta cómo operan.

En la Argentina, la justicia ha declarado ilegal a la plataforma en varias ocasiones (y legal en otras), aunque el servicio en el país sigue operando (solo en Ciudad de Buenos Aires y alrededores).

Ya cuenta con 2,2 millones de usuarios inscriptos por estos lares que, por el momento, solo pueden pagar en efectivo (porque la justicia ordenó oportunamente a las tarjetas que no procesen pagos desde la plataforma). Desde la plataforma, además, indican que cuentan en la Argentina con 350.000 choferes registrados. "Más de 32.000 personas generaron un ingreso a través de la aplicación en el último año", comentaron desde Uber. Según la empresa, “para el 40% de los conductores, Uber es la única fuente de dinero”.

Los cazadores de Uber y las protestas a Larreta

Tomas Balmaceda, periodista y filósofo, contó desde su cuenta de Twitter lo que le sucedió el día sábado 16 al viajar durante un taxi. El chofer cuenta, en un video en el que solo se escucha la voz del taxista, que hay “cazadores de Uber” en la ciudad: una organización llamada “Taxistas unidos”, vía una App que funciona “como handy están todos comunicados”, que además tienen conexión con las comisarías y la fiscalía, “lo corren por toda la Capital”. “Cuando lo agarran, lo paran, la comisaría ya saben por dónde van… cuando lo embocan, lo detienen la policía y cómo no tienen nada, no tienen seguro y registro profesional, adentro el auto, el registro y el teléfono celular. Y el pasajero que está viajando no se puede ir”, relata el chofer.

No es la primera vez que se cuenta esto: en diciembre del año pasado, el periodista Diego Papic contó en la red social del pajarito que mientras viajaba en un Uber, los detuvieron (a él y al chofer), y tuvo que declarar en la comisaria. También, en sus tuits, menciona “Taxistas unidos” y los llama “una agrupación de dueños de taxis”.

En los escraches en contra de Uber, han resultado damnificados automóviles que no están dedicados a transportar pasajeros dentro la plataforma, según comentó otro usuario de la red social Twitter:

Sin embargo, el abogado Sergio Mohadeb, conocido en Twitter como @derechoenzapatillas, indicó ya en 2016 que la modalidad de “arresto ciudadano” es ilegal en la Argentina. Dijo: “El código penal dice que ‘será reprimido con prisión o reclusión de seis meses a tres años; el que ilegalmente privare a otro de su libertad personal. Y que se aplicará prisión o reclusión de dos a seis años, al que privare a otro de su libertad personal, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes… 4. Si el hecho se cometiere simulando autoridad pública u orden de autoridad pública’".

Las quejas contra Uber, mientras tanto, han tomado un carácter especial en los últimos días: un grupo de taxistas se juntó frente a la casa del jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, para quejarse por “las combis y remises ilegales, Uber, Cabify [que, vale aclarar, es legal], Metrobus, bicisendas desmedidas, contenedores de basuras” que les han quitado “el 45% de la demanda del servicio”.

Según indicaron en una nota televisada por Canal 9, la protesta fue organizada por el “Sindicato de taxistas unidos, que nuclean a propietarios de taxi, que reúne a 38.000 trabajadores”. La policía terminó dispersando a los manifestantes y deteniendo a alguno de ellos, que luego liberó por falta de mérito.

El intríngulis judicial

Las ideas y vueltas judiciales se juegan en varios fueros. La última novedad es de febrero de este año, cuando la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas ordenó el bloqueo del sitio y la aplicación de Uber en todo el territorio nacional.

Por su parte, la empresa apeló. A través de un comunicado, indicó: "La sentencia desoye lo expresamente advertido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que a través de su relator para libertad de expresión, Edison Lanza, expresó en dos oportunidades que el bloqueo de la página de Uber es ilegal y viola los tratados de derechos humanos suscritos por la República Argentina".

Entre los reclamos que se le hacen a Uber, y que menciona el taxista que aparece en el audio de Balmaceda, están los de evasión impositiva y el no cumplimiento de la norma relacionada con el transporte privado de pasajeros: la falta de registro profesional entre los choferes y el seguro contra tercero transportado. Desde la compañía indican que desde el año pasado, a aquellos choferes que superen los 90 días de servicio, les exige la licencia profesional.

El organismo encargado de hacer cumplir la regulación es el Ministerio de Transporte porteño. En caso de transportar pasajeros de manera ilegal, el infractor deberá pagar $130.000 (10.000 unidades fijas que hoy tiene un valor, cada una, de $13).

Sin embargo, en noviembre de 2016, por su parte, la Cámara Nacional en lo Criminal confirmó el fallo del juez Luiz Zelaya, que desestimó la existencia de delito porque se trata “de un tema comercial”. Tras el fallo, el presidente de UPAT, Enrique Celi, repitió los argumentos de quienes están contra el funcionamiento de la App en el país: "Uber no es legal, no está habilitada. Los choferes circulan sin seguro, sin CUIT, sin nada. ¿En caso de un accidente quién responde? Los pasajeros deberían tener esto en cuenta, están desprotegidos". Por su parte, desde ATC machacaron en contra del "insólito, vergonzoso y agresivo fallo de este juez pone en grave riesgo la actividad y el trabajo de más de 80.000 taxistas, titulares de licencia y choferes, que con su esfuerzo mantienen este servicio sin subvención alguna, con jornadas de 12 y más horas, sin trabajo en negro".

Además, no es la única causa abierta: la justicia porteña estimaron que Uber no cumple con la legislación local que regula la actividad del transporte comercial de pasajeros en relación con el uso del espacio público, la seguridad de los pasajeros transportados y los impuestos que la empresa deja de pagar al no estar habilitada en la Argentina. En este sentido, la fiscalía de la Ciudad llevó a cabo una serie de allanamientos durante 2016 y 2017 a las oficinas de la empresa, a los gerentes y a los choferes anotados para brindar el servicio de transporte a través de la aplicación.

Uber comenzó a operar el 12 de abril de 2016 sin solicitar los permisos que exige la Ley 3.622 del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires. El mismo día, de hecho, el Ejecutivo porteño reclamó el cese de operaciones de la empresa por considerarla “fuera de la ley”. A esto le siguieron varias manifestaciones por parte de los taxistas con la consigna “Fuera Uber”, en la que hubo agresiones físicas a los conductores vinculados con la App.

Los problemas fuera de la Argentina

Uber, el unicornio más valioso del mundo (por encima de Xiaomi y AirBnB), durante 2017, fue de mal en peor: denuncias de acoso, protestas de usuarios en las redes sociales y otros desastres de relaciones públicas llevaron a que su CEO y confundador, Travis Kalanick, tuviera que renunciar (forzado por la junta de accionistas).

Su reemplazante fue Dara Khosrowshahi, un ex refugiado iraní que comenzó su carrera en empresas financieras en los Estados Unidos que fue durante 12 años el líder de la empresa de viajes online Expedia.

Fuente: El Cronista