21/03/18

Rosner no se rinde y promete un nuevo inversor para sacar de la crisis a Oil

Tras ser apartado hoy, junto a Santiago Dellatorre, de la admnistración de la petrolera de Cristóbal López, los representantes de OP Investment criticaron duramente a los restantes coadministradores, a la Afip y al Gobierno por poner trabas a las posibilidades de recuperación de la empresa.


Los ejecutivos Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre, hasta hoy administradores de Oil Combustibles S.A (OCSA) en el marco del Concurso Preventivo que se tramita en el Juzgado a cargo de Javier Cosentino, responsabilizaron a los otros tres coadministradores puestos por el magistrado, a la AFIP y, en definitiva al Gobierno, por la decisión judicial de apartarlos de la gestión de la empresa que, en los papeles, aún pertenece a Cristóbal López.

En un comunicado, Rosner y Dellatorre sostienen que el falló que los desplazó “se basó en informes elaborados por los coadministradores, Carlos O. F. Bianchi, Franciso J. Cárrega y Liuba Lencova Besheva, quienes desde un comienzo asumieron una posición de auditoría de gestión sin orientar sus esfuerzos y dedicación a las urgencias financieras y comerciales del negocio de la compañía, base de la sustentabilidad de largo plazo”.

“Más allá que en oportunidad de realizar próximamente la apelación del fallo del Juez Cosentino, rebatamos los fundamentos esgrimidos para intervenir la compañía, este Directorio quiere aclarar que en la última Asamblea de accionistas se puso de manifiesto que la dinámica de trabajo con la coadministración era inviable para solucionar los problemas de OCSA.

Luego de un relato minusioso sobre lo que califican como trabas, obstáculos y falta de voluntad de los coadministradores, la AFIP y el Gobierno para colaborar en una salida a la crisis de la petrolera, los ejecutivos adelantaron que en los próximos presentarán “una propuesta de un importante grupo inversor que será crucial para resolver la agobiante crisis de suministro de combustibles y para poner en marcha nuevamente la refinería de la localidad santafesina de San Lorenzo”.

“En este camino, el Directorio está en condiciones de anticipar para los próximos días la presentación de una propuesta de un importante grupo inversor que será crucial para resolver la agobiante crisis de suministro de combustibles y para poner en marcha nuevamente la refinería de la localidad santafesina de San Lorenzo”, dice el comunicado.

Antes, los ahora exadministradores, las caras de OP Investment, el fondo inversor que había pactado con Cristóbal López la compra –no autorizada por la Justicia– de las 170 empresas que componían el ex grupo Indalo, rebautizado Ceibo, relatan que mientras el “Directorio integrado por Dellatorre y Rosner pugnaba por concentrar los esfuerzos en la continuidad operativa de la empresa”, los restantes coadministradores, “en 25 días de gestión” realizaron “62 pedidos de informes pormenorizados”. Argumentan que “no parece razonable que la demora en responder alguno de dichos pedidos de informes pueda ser causal de remoción de las autoridades del directorio, cuando las mismas estaban en proceso de elaboración o solo respondían a filosofías operativas distintas”.

“Durante dicho lapso, el Directorio siempre estuvo enfocado y concentrado en cerrar un contrato de suministro de combustibles que garantizara el abastecimiento de la red de estaciones de servicio de Oil, y fundamentalmente proteger el prestigio de la marca, ambos dos nuestros principales activos junto al personal. Sin embargo, este objetivo no fue alcanzado por las sucesivas oposiciones de parte de la AFIP que, por ejemplo, rechazó un acuerdo de suministro con la sociedad Victorio Podestá que permitía mantener la red abastecida.

Luego, se logró consensuar un esquema de compra de gasoil con YPF, que misteriosamente se "trabó" a pesar de haberse luego modificado para ofrecer un pago de contado”, recuerda el comunicado.

Sostien que “lo mismo ocurrió con el acuerdo alcanzado con Trafigura que, junto a la oferta que ya se había recibido de Pampa Energía, iba a permitir financiar la primera compra de gasoil, para la que Oil no contaba con recursos suficientes, mantener abastecida la red, disponer de gasoil fuera de norma para cancelar deuda fiscal, cerrar un acuerdo de abastecimiento de largo plazo sustentable y no incrementar la deuda por el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC). Esta última propuesta, que fue informada a los coadministradores, también fue rechazada sin haberse reunido con el Directorio y la Gerencia para evacuar dudas y analizar diferencias y soluciones a las objeciones que finalmente manifestaron unilateralmente los coadministradores.

Según Rosner y Dellatorre “todas estas acciones demuestran la imposibilidad de lograr una solución al plan de contingencia que el Directorio de Oil Combustibles puso en marcha con el objeto de la continuidad de la empresa y los puestos de trabajo, más cuando la AFIP también rechaza toda solución presentada por OCSA, arrastrando a la compañía a una potencial quiebra en contra de sus propios intereses, que sería finalmente poder cobrar sus créditos”.

“El escenario es aún de mayor gravedad al tener una coadministración que no dispone de tiempo para resolver las urgencias y que insiste con pedidos escritos de información que debe atender un equipo de ejecutivos diezmado, desmotivado y exhausto. Reclamos que van en detrimento de la búsqueda de soluciones a las urgencias de la empresa”, critican.

Y agregan: “De manera adicional, se fundamenta el desplazamiento de este Directorio sobre la base de informes que plantean la contratación de asesores que no fueron tomados por esta gestión, como por ejemplo el Dr. Martin Redrado, el Dr. Carlos Beraldi entre otros. También se presenta como inconveniente haber contratado ejecutivos especializados en financiamiento, venta y disposición de activos con una amplia red de contactos nacional e internacional, personal que no estaba en la plantilla de Oil Combustibles. Se objeta además que los directores tengan funciones laborales cuando ha quedado en evidencia de que se trata de un grupo de profesionales que trabaja en OCSA de lunes a lunes diligentemente”.

“Nos ha causado gran sorpresa además haber leído en los medios de comunicación noticias anticipando el fallo del Juzgado, que se iba a desplazar a este directorio y nombrar interventores en OCSA con el supuesto propósito de cumplir con el deseo de la AFIP y del Gobierno de empujar la empresa a la quiebra. Es de esperar que se trata de una falsa aspiración la quiebra y desguace de la empresa y que quienes están asumiendo el rol de interventores de la petrolera puedan desempeñar sus tareas sin trabas y en pos de una solución definitiva a la crisis financiera que ahoga a Oil Combustibles”, dice en otro párrafo el comunicado.

Fuente: El Cronista