27/03/18

Por efecto tarifas, estiman que hasta abril la inflación acumulará suba de casi 9%

Los incrementos de trenes, colectivos y gas llevarían la inflación acumulada al 9% en el primer cuatrimestre. Por el dólar, subirían las naftas. Y en mayo, alzas de agua y subtes


Cargar el tanque, prender la hornalla y trasladarse en colectivo o tren será más caro a partir de abril. Aunque la inflación no aflojó en marzo (estaría en torno al 2,3%, según las estimaciones privadas), el cuarto mes del año tampoco dará respiro y dejaría un acumulado para el primer cuatrimestre cercano al 9%. Es decir, se habrá consumido un 60% de la meta de inflación para 2018 (15%) en apenas un tercio del año.

Desde el 1´ de abril, el gas se encarecerá entre un 33% y un 58% según la categoría y la jurisdicción del usuario. Esta semana se terminará de definir y aprobar los nuevos cuadros tarifarios para las distribuidoras y transportistas, además de una modalidad que permitirá diferir el 25% de las facturas invernales para pagar en dos cuotas.

Otro aumento seguro es el del transporte en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. El domingo de Pascua llegará con un incremento de 12,5% en el boleto mínimo de colectivos, que pasará de $ 8 a $ 9. En febrero ya hubo un aumento de 33,3% (estaba en $ 6) y para junio está prevista la última suba de 11,1% (a $ 10). El acumulado en cuatro meses será de 66,6%.

Por su parte, en las líneas de trenes Mitre, Sarmiento y San Martín, el alza en la tarifa mínima será en abril de 13,6% (de $ 5,50 a $ 6,25), con otro programado para junio de 8% (a $ 6,75). El primero, en febrero, había sido de 37,5% (desde $ 4). La suma total será de 68,7%.

Asimismo, en las líneas Roca y Belgrano Sur la tarifa mínima pasará a costar $ 3 (9% más que los $ 2,75) actuales, mientras que el boleto del tren Urquiza alcanzará los $ 3,25 (8,3% de suba respecto a febrero).

La implementación de la Red SUBE, con descuentos de 50% en el segundo viaje dentro de las dos horas y de 75% en el tercero, moderó el impacto de estos aumentos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Aunque el Gobierno busca reducir subsidios en transporte, luce difícil que haya nuevos incrementos en el segundo semestre, después del Mundial de fútbol y en el comienzo de la campaña para las elecciones presidenciales de 2019.

Lo que escapa de su margen de maniobra -o donde no debería intervenir- es el precio de los combustibles líquidos, que tendría una nueva suba el mes que viene. Sería la tercera en lo que va de 2018, después del 4,5% que aplicaron en la segunda mitad de enero y el 3,5% que ajustaron en los primeros días de febrero.

Las petroleras evalúan alzas no menores al 7%, en base a que el crudo volvió a aumentar en los últimos días en los mercados internacionales y el peso se devaluó desde el último incremento. Hoy el petróleo crudo Brent, que se negocia a futuro en Londres, está a u$s 69,47 por barril, en un nivel similar al del 6 de febrero, y el tipo de cambio mayorista a $ 20,09 por dólar ($ 19,41 antes). Además, las fuentes del sector dijeron que las anteriores alzas se quedaron cortas y no compensaron el aumento en los costos por la devaluación de diciembre.

"Corresponde subir", dijo una fuente de la industria.

Sin embargo, el Gobierno presiona para demorar cuanto más pueda los cambios en los valores de naftas y gasoil en los surtidores, que luego se trasladan al resto de los productos de la economía. El ánimo no es el mejor, ya que las petroleras entienden que el oficialismo los responsabiliza por "una inflación que no logran dominar".

Para Nicolás Abuchar, de la consultora Elypsis, la inflación de abril "sería cercana al 2%" y "a partir de mayo veríamos registros inferiores". "En el segundo semestre habría una desaceleración de la inflación general y la núcleo", añadió. De esta forma, la inflación del tercer mes de 2018 sería similar a la del cuarto, aunque en el corriente no existieron los aumentos tarifarios que sí se concretarán en abril. "Es porque en marzo hay mayor arrastre estadístico, con subas muy fuertes en alimentos -que esperamos que no se vuelvan a repetir-, en educación y en taxis", aclaró Abuchar.

En abril también se discutirá en audiencia pública la nueva tarifa de los subterráneos, que llegaría a $ 11 a partir de mayo (un 46,6% que los actuales $ 7,50). En junio, a su vez, un viaje costará $ 12,50.

Por último, en mayo el agua se encarecerá un 26%, tal la propuesta que Agua y Saneamientos Argentinos (AySa) hizo en audiencia pública semanas atrás. Este es uno de los servicios públicos que menos ajuste tuvo en los dos años y medio de la actual administración, ya que apenas tuvo en mayo del año anterior una actualización de 23%.

Para adelante, quedarán pendientes otros incrementos programados en electricidad (agosto) y gas (octubre), que deberían ser menores que los aplicados hasta ahora, ya que se terminaron de recomponer los ingresos de las distribuidoras y transportistas de ambos servicios y las actualizaciones serían únicamente por inflación, ajuste del tipo de cambio y reducción de subsidios estatales.

El Gobierno dice que "lo peor ya pasó", pero en tarifas eso recién podrá suceder, otra vez, en el segundo semestre.

Fuente: El Cronista