26/03/18

El aumento de la producción no convencional en el centro de la provincia obliga a repensar los flujos para el crudo neuquino

Los oleoductos neuquinos suman destinos por Vaca Muerta

Oldeval consiguió la aprobación del ministerio Energía para completar la segunda etapa del proyecto que une Medanito con Puesto Hernández. El objetivo es llevar el shale oil hasta la refinería de Luján de Cuyo.


Los tiempos cambian en la Cuenca Neuquina. Las instalaciones también. El sistema de transporte, al menos el petrolero, está diseñado para evacuar la producción desde los yacimientos de la zona oeste hacia las refinerías y el puerto de Bahía Blanca. Pero el agotamiento de las áreas maduras y el aumento de la producción no convencional en el centro de la provincia, obligan a repensar los flujos para el crudo neuquino.

Oldelval consiguió la aprobación del ministerio de Energía de Nación, que dirige Juan José Aranguren, para comenzar a construir la ampliación de un oleoducto que tiene como objetivo aumentar la capacidad de transporte hacia la refinería de Luján de Cuyo, en Mendoza.

La apuesta es conectar el yacimiento Medanito, en Río Negro, con Puesto Hernández, en Neuquén. El primer tramo, entre Señal Cerro Bayo y Puesto Hernández, unos 50 kilómetros de caños ya se encuentra operativo. Ahora, el proyecto habilitado por Energía tiene unos 80 kilómetros y podría comenzar a construirse el año próximo.

Jorge Vugdelija, gerente general de Oldelval, explicó a “Río Negro Energía” que buscan anticiparse a una situación que ya empieza a mostrar signos. “Los yacimientos, de la zona oeste, que abastecían el oleoducto y enviaban crudo a Luján de Cuyo comenzaron a perder volumen. Mientras que los no convencionales comenzaron a crecer pero, hasta ahora, solo pueden transportar hacia el este. La refinería necesita completar sus necesidades y este proyecto podría garantizarlo”, indicó.

Un proceso similar, con una gran diferencia de escala, está en marcha en Estados Unidos en los últimos años. Sus sistemas de transporten estaban preparados para la importación y ahora, con los no convencionales, el país se convirtió en exportador neto.

En paralelo, Oldelval espera que Nación apruebe una modalidad de contratos similar a la que se convino para el gas. Los productores pactan con la transportista una capacidad del oleoducto y quedan obligados a pagar la tarifa por más que no ocupen su disponibilidad. Con esto la empresa que opera el caño se garantiza ingresos sostenidos que repagan la inversión.

Vugdelija aseguró que hay varias petroleras interesadas en firmar contrato con ellos. La decisión está manos de la subsecretaría de Hidrocarburos del ministerio de Energía.

Cambio de paradigma Más shale oil

Producción. En 2017 el crudo no convencional creció un 30% hasta los 7.055 m³/d.

Destino. Cayó el volumen para Luján de Cuyo desde la zona oeste de Neuquén y desde la propia Mendoza.

Extensión. 130 km tiene el caño que irá hacia el oeste.

En números

u$s 40

millones es la inversión estimada para el nuevo caño que conectará Medanito con Puesto Hernández.

Fuente: Revista Petroquímica