02/03/18

Las tarifas seguirán aumentando en el segundo semestre

• PREVÉN UN IMPACTO INFLACIONARIO MENOR QUE EL DE LA PRIMERA MITAD DEL AÑO. Es porque se aseguró a empresas la indexación de ingresos. El gas y la luz tampoco llegaron aún al nivel fijado por el Ministerio de Energía.


Pendientes. Las tarifas de agua para los usuarios de AySA se sumarán a la lista de aumentos en la segunda mitad del año. El gas y la electricidad volverán a subir porque su valor está atado a la marcha de la inflación.

Las tarifas van a seguir subiendo durante el segundo semestre del año. Va a haber nuevos aumentos en electricidad y en gas, y para la tercera parte de los usuarios residenciales de AySA (alrededor de 1 millón de hogares), a lo que se podría sumar un nuevo ajuste en el transporte público en Capital Federal y Gran Buenos Aires, según anticipó en enero el ministro Guillermo Dietrich.

Sin embargo, algunos analistas e incluso voceros del oficialismo, aseguran que la inflación bajará en la segunda parte del año. Lo cierto es que para ese momento ya habrá terminado la recomposición de ingresos que el Gobierno autorizó a transportistas y distribuidoras de gas y electricidad, lo que anticipa aumentos menores que los registrados anteriormente, pero al mismo tiempo está ya comprometido que esas empresas tendrán una actualización semestral por inflación en los márgenes que perciben.

Lo que ya está previsto para el segundo semestre es que en agosto se ajusten los ingresos de Edenor y Edesur, que representan el 40% de una factura en Capital Federal y GBA, por una fórmula que contempla precios minoristas, construcción y salarios.

En esa misma fecha, puede subir el precio mayorista de la energía en todo el país, porque según la normativa del Ministerio de Energía, ese valor se puede revisar en agosto, noviembre, febrero y mayo de cada año. Por ahora, es difícil que en mayo haya un cambio debido precisamente a la inflación que se está verificando en el primer semestre.

Pero en agosto sería casi inevitable por tres razones: el precio mayorista de la energía es la parte de la tarifa que, si se ajusta, reduce subsidios del Estado; está calculado desde diciembre a un dólar de u$s19,33, inferior al que se viene verificando en las últimas semanas; y además este invierno , por el aumento en la cotización internacional del petróleo, va a haber un alza en el precio del combustible importado que usan las generadoras térmicas en esa temporada por falta de gas.

En octubre habrá otro aumento en las tarifas de gas. En primer lugar, por la actualización de los ingresos de transportistas y distribuidoras por precios mayoristas nivel general (IPIM). Y en segundo lugar, porque se pasa a un nuevo escalón en el cronograma de aumentos en el valor del producto pautado por el Ministerio de Juan José Aranguren.

Esto quiere decir que en las tarifas que se pagarán desde el 1 de abril, el gas estará calculado a u$s4,68 por unidad (millón de btu) a un dólar de $22,29 salvo cambio de último momento, y a partir de octubre la unidad de gas pasará a u$s5,26, con un aumento del 12,4% en dólares, y el tipo de cambio será el estimado para febrero de 2019, lo que por ahora es impredecible.

En lo que se refiere a AySA, a la suba del 26% que se aplicará desde mayo, para un millón de residenciales de Capital y GBA se sumará la eliminación de un descuento del 25% por zona desfavorable que se aplicará en cuotas bimestrales del 6,25% cada una. Para esos usuarios el aumento total llega al 68% en los últimos dos meses del año.

A todo esto hay que agregar, aunque no sean precios regulados, que los combustibles se van a seguir ajustando por el tipo de cambio, la cotización del petróleo y la actualización trimestral de los impuestos por precios al consumidor.

Fuente: Ámbito