29/03/18

La mitad de las estaciones de servicio Oil ya iniciaron el proceso para cambiar de marca

Son 100 los locales que buscan el traspaso de bandera ante la crisis de la petrolera de Cristóbal López. La semana próxima se define el futuro de la compañía


Mientras los interventores judiciales de la empresa Oil, del ex Grupo Indalo de Cristóbal López, consideran que la petrolera tiene escasas alternativas más allá de una quiebra, son cada vez más las estaciones de servicio de su red que están buscando la forma de rescindir sus contratos y pasar a manos de otra compañía.

Según los datos que los interventores Carlos Bianchi y Francisco Carrega presentaron a la Justicia, aproximadamente 100 estaciones sobre un total de 200 ya iniciaron su proceso de desvinculación de Oil. La cifra fue presentada esta semana durante la audiencia en el Juzgado Comercial 5, con representantes de la Afip y de la Sindicatura, donde se evaluaron las posibilidades de continuidad de la empresa. Pero fuentes del sector, consultadas por El Cronista, destacaron que de ese total, apenas unas 15 las de mayor volumen y mejor ubicación serían hoy atractivas comercialmente para el resto de las redes de comercialización de combustibles, como Shell, Axion, Puma o YPF.

"Las estaciones no tienen hoy ningún tipo de provisión. Las que se abastecían de la refinería de San Lorenzo, en la Mesopotamia y la zona Centro del país, ahora tienen que abastecerse desde La Plata, Luján de Cuyo, con lo cual el costo del flete es mayor. Va a haber estaciones que puedan ser coptadas por otras marcas pero otras quedarán en la retaguardia y pasarán a comercializar combustibles pero sin tener la marca de ninguna red", explicó a El Cronista Guillermo Lego, gerente General de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha). "Para los dueños de las estaciones, el concurso o la quiebra es lo mismo porque no ven que esta empresa pueda seguir proveyendo producto", agregó.

Durante la gestión de Ignacio Rosner y Sergio Dellatorre, los titulares del Grupo OP Investments que intentaron sin éxito hacerse cargo de las acciones de la empresa, se liberó a las estaciones de la red de tener que hacer trámites adicionales a la hora de buscar nuevas empresas para abastecerse con un plazo que finalizaba el 1º de abril.

Es fecha, que se cumple el domingo, sin embargo, quedó como algo "abstracto". "Oil ya está de hecho incumpliendo los contratos, así que las estaciones tienen derecho a rescindirlos. En nuestro país, la gente es en general reacia a cargar en estaciones de servicio sin bandera (marca), pero hay que ver que empresas pueden o quieren absorber a las estaciones de Oil", precisó el abogado Marcelo Saleme, asesor de empresas del sector. En un contexto de quiebra, las estaciones no tendrán muchas opciones de reclamo a la petrolera por los daños y perjuicios, pero según el abogado no habría que descartar que si la quiebra se extiende a otras empresas de Indalo se pueda extender el reclamo e incluso también a los socios del grupo. "Hay que ver qué activos quedan y ya se sabe que el patrimonio no va a alcanzar para cubrir la deuda con la Afip", agregó. La deuda posconcursal de Oil asciende a $ 2000 millones y la anterior al concurso supera los $ 10.000 millones.

El dirigente gremial Héctor Brizuela, que representa a 450 trabajadores de la refinería de San Lorenzo, lamentó que el camino más seguro sea la quiebra. Para Brizuela, la refinería es "viable" ya que es una de las tres plantas de asfalto del país y entre sus activos cuenta con una planta fluvial y un muelle sobre el río Paraná. "Todos se están relamiendo por el muelle, por la planta fluvial y se olvidan de la refinería. A través del muelle pueden importar combustible cada vez más barato y venderlo cada vez más caro", indicó Brizuela, quien espera que ante una eventual venta de la empresa incluya a la refinería en la operación.

Fuente: El Cronista