13/03/18

El gigante logístico alemán Dachser apuesta por el ferrocarril de carga entre Europa y Asia

Con los servicios ferroviarios de Dachser, el proveedor global de logística ofrece una alternativa al transporte aéreo y marítimo que ha sido optimizado en tiempo y costo. Los servicios usan la “Nueva Ruta de Seda” y la ruta transiberiana para conectar las áreas económicas de China y Europa.


“El tren siempre es una opción razonable cuando el transporte marítimo es demasiado lento y el transporte aéreo es muy costoso”, destacó Thomas Krüger, Director Ejecutivo de Air & Sea Logistics EMEA en Dachser.

“El transporte por ferrocarril entre Asia y Europa tarda entre 16 y 22 días, mientras que el transporte marítimo tarda aproximadamente entre 28 y 36 días. Y en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, el transporte ferroviario emite hasta 90% menos de CO2 que el transporte aéreo”, resaltó Dachser

Dachser opera el transporte terrestre de cargas LCL (Carga de Contenedor Completa) y FCL (Carga de Contenedor Parcial) en 37 países europeos con una red que abarca más 430 puntos de entregas y descargas.

Cuenta con cuatro terminales ubicadas en Duisburgo, Hamburgo, Varsovia y Viena/Bratislava, donde concentra y moviliza cargas en contenedores para operadores ferroviarios.

Los contenedores se embarcan en un viaje de casi 11.000 kilómetros. Los trenes toman una de dos rutas: el corredor del sur o la “Nueva Ruta de Seda” que atraviesa Bielorrusia y Rusia antes de cruzar Kazajstán para llegar a China. La segunda ruta es el corredor del norte o la ruta transiberiana. Después de pasar por Bielorrusia y Siberia, la ruta da un giro hacia el sur, bajando por el noreste de China antes de llegar a los centros comerciales del país.

En la estación ferroviaria de destino, en la zona rural de China, Dachser se encarga del despacho de aduana y organiza el transporte en China y Asia a través de su propia red o socios de Air & Sea Logistics. La compañía tiene 49 oficinas en once países en la región de Asia-Pacífico.

Dachser es una empresa familiar con sede en Kempten (Alemania) que se ha convertido en una proveedora líder de los servicios de logística a nivel mundial. Tiene un plantel operativo de 27.450 empleados diseminados en 43 países y una facturación anual que supera los 5.700 millones de euros.

Fuente: Transporte y Energía