19/02/18

Todavía quedan 21 andenes provisorios y recién los sacarán a mitad de año

Están en los ramales a La Plata, Bosques, Tigre y el tren Sarmiento. Los colocaron hace dos años mientras arreglaban las estaciones. Quejas de los pasajeros porque están a la intemperie y son incómodos.


La estación Quilmes es una de las que tienen las plataformas. Foto: Diego Díaz

Desde octubre del año pasado, los vecinos de La Plata que utilizan ese ramal de la línea Roca para trasladarse hasta la Ciudad, recuperaron un servicio que durante 24 meses estuvo interrumpido por obras. Con él, la comodidad de subir al tren en la capital bonaerense y no tener que combinar con ningún micro para llegar hasta Constitución, restituyó la normalidad y mejoró los tiempos de viaje para los 150.000 pasajeros que la utilizan a diario. Pero la comodidad de las nuevas formaciones y las mejoras en las vías, que ahora son eléctricas en la totalidad del tendido, todavía no llegaron a la mayoría de las estaciones. Con andenes provisorios, sin techos ni boleterías y desplazadas unos cuantos metros de su ubicación original, muchas de estas plataformas ya llevan dos años reemplazando a las terminales "de verdad", en proceso de renovación.

El ramal Constitución-La Plata no es el único que lidia con estos andenes, también hay cuatro en el ramal Bosques (Ranelagh, Souriges, Villa España y Bosques), dos en la línea Sarmiento (Liniers y Floresta) y cuatro en el ramal Tigre de la Mitre (Núñez, Carupá, Beccar y San Fernando). Pero en el camino a La Plata son 11 (Avellaneda, Sarandí, Villa Domínico, Wilde, Bernal, Don Bosco, Berazategui, Quilmes, Ezpeleta, Platános y La Plata) y muchas ya están por demás desvencijadas.

"Ya perdí la cuenta de cuánto hace que estamos con estas tablas haciendo de andén. Más de una vez vi caerse a gente por el mal estado de las maderas, sobre todo cuando llueve. Encima de correr peligro nos mojamos todos porque no hay techo donde refugiarse. Me parece que se toman mucho tiempo para acomodar una estación", dice Fernanda Suárez, que estudia y trabaja en Capital y toma el tren en Quilmes todas las mañanas.

Al realizar el recorrido completo, el tren recuperó muchos pasajeros que durante los trabajos optaron por transportes alternativos. Este volumen de personas denota otro inconveniente de los andenes provisorios: son angostos para contener el ascenso y descenso de los trenes en las horas pico.

"Es muy peligroso, porque la gente además de que se amontona y no respeta el orden de descenso y ascenso, se amontona frente a las puertas y es imprudente. No hay seguridad en algunas estaciones, y las estructuras comienzan a ponerse endebles. Un día de éstos pasa una desgracia", advierte Sonia Angelini, que llega en un ómnibus gratuito hasta la estación Berazategui desde Ranelagh, donde cuenta, "ni siquiera existe el andén provisorio, hay un tendido de cables nada más".

Por su parte, desde el Ministerio de Transporte de la Nación informaron que "Se colocaron para permitir el avance de las obras de los andenes definitivos de hormigón, adaptados a la altura de los nuevos trenes eléctricos. Estas estaciones cuentan con diferentes plazos de obra y se espera que estén finalizadas en su totalidad para mediados de año".

Entre las mejoras, además de los nuevos andenes elevados, las obras incluyen nuevos refugios y asientos, nueva iluminación LED y cartelería, accesos y rampas para personas con movilidad reducida, boleterías, molinetes con sistema SUBE y nuevos baños.

Con estas características ya funcionan 22 paradas en la línea Mitre, 19 en el Belgrano Sur, donde las estaciones se renovaron integralmente en toda la línea, 15 en el San Martín, nueve en el Sarmiento, y cuatro en el Roca. Entre ellas se destaca la intervención en Retiro, la centenaria estación que es patrimonio histórico, donde ya se renovó el hall y la cúpula.

Toda esta iniciativa demandó un total de más de $ 2.200 millones, para renovar 69 terminales ferroviarias de las 278 que se contabilizan en el AMBA. Y dentro de los pendientes también se encuentra la estación cabecera de La Plata, que está en proceso de licitación para su puesta en valor integral.

Las obras y mejoras en la red de trenes metropolitanos forman parte de un ambicioso objetivo del gobierno nacional en materia de transporte, y que no es otro que conectar todas las líneas ferroviarias de Buenos Aires. En esta misma línea se construyen los viaductos en el Belgrano Sur, el Mitre y el San Martín, tendido al que también afirman le llegará la electrificación en poco tiempo.

"No estoy en contra de todos estas mejoras, claro que para renovar el servicio va a haber algunas molestias que aguantar. Pero con los andenes se están tomando demasiado tiempo, y la fecha ya la movieron más de una vez. No es respetuoso con nosotros los pasajeros, que somos los único perjudicados", comenta Juan Carlos, que sube en Wilde cinco veces a la semana.

Otro paso para dar forma a la Red de Expresos Regionales (RER), el sistema integrado de locomoción para la Ciudad y el GBA, es el reciente anuncio del Ministerio liderado por Guillermo Dietrich, que decidió no renovar el contrato de Ferrovías, empresa concesionaria del Belgrano Norte desde 1994.

De esta forma, pretenden garantizar un conjunto de mejoras en la línea mediante la concesión del servicio a un nuevo adjudicatario. No obstante, advirtieron que de no cerrar un nuevo contrato en los próximos 18 meses, la operación del tren que une Retiro con Villa Rosa, en Pilar, pasará al Estado.

Fuente: Clarín