15/02/18

El Gobierno canceló el servicio de ArBus que conectaba Aeroparque con Ezeiza

Los Arbus no circularán más


Arbus, el colectivo estatal que conectaba los aeropuertos Ezeiza y Aeroparque, nació siendo deficitaria en agosto de 2014 . Tres años y medio después, el Ministerio de Transporte decidió cerrarla luego de un rojo anual de 20 millones de pesos.

En promedio, las unidades eran ocupadas sólo en un 20% de su capacidad: en cada viaje, de los 35 asientos de los colectivos, 28 solían permanecer vacíos. Por esta relación el Estado perdía 20 millones de pesos anuales: mientras los ingresos mensuales eran de 2,5 millones de pesos, los costos ascendían a cuatro millones.

Además, la demanda general de este servicio era muy baja: sólo el 3% de los personas que llegan al aeropuerto la hacen a través de servicios de este tipo, incluidas otras empresas similares a Arbus. Y de ese 3%, sólo el 25% de las personas apelaba a Arbus, a pesar de ofrecer precios más bajos que otras empresas similares: $5.

Arbus nació en la época de Mariano Recalde al frente de Aerolíneas Argentinas y hombres de La Cámpora en la gestión de Intercargo . Cuando el Gobierno heredó la administración del servicio, las nuevas autoridades de la empresa decidieron llevar adelante una reorganización operativa, con reducción y cambios de rutas. Sin embargo, la empresa continuaba teniendo un déficit mensual de 1,5 millones de pesos.

"De los 34 empleados que tenía ArBus, 11 fueron reasignados a nuevas tareas dentro de Intercargo mientras que otros 23 serán absorbidos por otras empresas de transporte. Mientras tanto todos están con licencia con goce de sueldo", indicó el comunicado del Ministerio que dirige Guillermo Dietrich.

Con el cierre del servicio estatal, las alternativas para unir los dos aeropuertos pertenecen todas a manos privadas: taxis, remises, recorridos de combis, conductores de Uber y Cabify, y los micros de Tienda León, que cuestan $275 por traslado de Ezeiza a Aeroparque.

Mario Dell'Acqua, actual presidente de Aerolíneas Argentinas, dijo en julio de 2016, cuando estaba al frente de Intercargo, que habían logrado bajar la pérdida operativa mensual en un 75%. En abril de ese año, el déficit había sido $ 500.000, según dijo. "La idea es que a fin de año [2016] la pérdida tiene que ser cero, bajando nuestros costos y readecuando el servicio a esta nueva operación", había comentado a LA NACION. Sin embargo, los ingresos no lograron superar los costos.

Fuente: La Nación