02/02/18

Dos compañías francesas blanquearon su intención de operar el subte porteño

Una subsidiaria del Metro de París quiere conseguir la operación de la red, en alianza con la firma especializada en mantenimiento Alstom. Exploran un diálogo con Metrovías


La carrera por la licitación del subterráneo, anunciada por este diario para mediados de febrero, ha puesto en marcha a varios de los jugadores interesados en explotar el servicio que el gobierno porteño planea entregar en concesión.

Esta semana, dos compañías de capitales franceses anunciaron en París que competirán por quedarse con la operación y mantenimiento de las seis líneas del subterráneo y el Premetro, más las nuevas líneas que puedan construirse -a expensas del Estado- por 12 años y con posibilidad de ampliar por tres años más.

Como había anticipado El Cronista, la Agencia Autónoma de Transportes Parisinos (RATP, por sus siglas en francés) manifestó su decisión de competir en la licitación nacional e internacional por abrirse en breve, asociada a la corporación Alstom, experta en electrificaciones, fabricación y mantenimiento de subterráneos y trenes.

RATP administra una extensísima red de transporte público en la región parisina de Île-de-France, cubriendo una superficie de hasta 50 kilómetros a la redonda de la metrópoli de las luces. Su red de 219 kilómetros posee 14 líneas de subte y 384 estaciones, por las que ocurren a diario 5,6 millones de viajes, a las que suma otros cuatro millones de tickets en el colectivo. A su vez, cuenta con una Red de Expresos Regionales (RER, cuyo éxito inspira al macrismo) y gerencia los tranvías y teleféricos de la gran urbe.

Desde 2008, RATP, cuyo único accionista es el Estado francés, explota redes de subterráneos alrededor del mundo a través de su subsidiaria RATP Développement, con la que tiene contratos en Brasil, Sudáfrica, Marruecos, Argelia, India, Qatar, Arabia Saudita, Reino Unido, Estados Unidos y China, y aspira en los próximos años a duplicar sus actividades como operadores en el exterior.

Precisamente el director de Licitaciones de RATP Dév, Gérard Boursin, confió a El Cronista, durante una visita a las oficinas de la compañía, su ambición de hacerse con la red argentina.

"La próxima licitación es una prioridad de nuestro grupo, porque hay muchas similitudes entre el metro de París y el subte de Buenos Aires. Desde nuestra experiencia y la de nuestro socio, Alstom, apostamos a modernizar la red porteña", expuso el también jefe de la Unidad de Negocios para Latinoamérica. "Si la licitación tiene en cuenta el equilibrio del servicio, con la expertise que podemos aportar, yo creo que podremos hacer una oferta muy competitiva", precisó Boursin.

Para los directivos de RATP Dév, Buenos Aires es una "oportunidad" y "un buen proyecto" que les permitirá "hacer base en América latina", junto con planes para Santiago de Chile y Río de Janeiro. Para asegurarse mejores condiciones, los parisinos convocaron a Alstom, con actividades ya en la Argentina, a aliárseles como el experto en mantenimiento.

En caso de presentarse, será la corporación francesa la que encabece la UTE en los papeles, ya que se encuentra presente desde hace años en el país, particularmente con una planta de modernización de trenes en Los Hornos, cerca de La Plata, abierta en 2003. "Nos interesa la oferta conjunta, así que vamos a llevar nuestros expertos y trabajar con empleados argentinos", reconoció un directivo del gigante de la electricidad y la movilidad.

Los franceses no son ajenos a la encrucijada en la que se halla el actual operador, Metrovías, para continuar al frente del servicio, que tiene a cargo desde 1994, ni a los múltiples desafíos por delante. Por eso, el pasado viernes, durante el desayuno de trabajo que varios industriales franceses ofrecieron al presidente Macri en su visita a París, los ejecutivos se fueron con la recomendación de entablar conversaciones con los directivos del Grupo Roggio, propietario de la operadora nacional.

La embajada francesa trabaja en estas horas en una reunión que se sucederá en las próximas semanas. "Queremos, en principio, una reunión de conocimiento con la empresa, conocer sus planes y compartirles los nuestros", blanqueó un directivo de la RATP Dév, sin decir más sobre sus pretensiones. Aunque dejó entrever que no ven con malos ojos sumar al operador local (lo que podría mejorar la evaluación técnica de la oferta) o si acaso buscan explorar un diálogo para tener "una buena transición" en caso de ganar. Conociendo la conflictividad gremial, saben de antemano que un eventual traspaso no será fácil.

Junto con la RATP, los operadores de los metros de Lyon (Grupo Keolis), Milán (ATM), Londres (Tfl) y la firma alemana Deustche Bahn han dado señales a las autoridades porteñas de querer conocer más acerca de la partida. En breve se conocerán las nuevas reglas del juego.

Fuente: Cronista