22/02/18

Discuten cómo aliviar las facturas de gas del invierno

• SE ANTICIPAN TEMPERATURAS MÁS ALTAS ESTE AÑO QUE LAS DE 2017 Comenzaron las audiencias públicas en el interior (Bahía Blanca y Tucumán) y hoy se iniciará la de Capital Federal. Gobierno preocupado por el impacto económico de las alzas del servicio.


Subsidios. Según lo dispuesto en el Ministerio de Energía de Juan José Aranguren, este año las distribuidoras no tendrán compensaciones.

En 2017, la boleta de mayor gasto se desdobló en cuatro cuotas mensuales, pero ahora se busca atenuar el pago de los tres bimestres que van de mayo a octubre. Con un aumento en las tarifas de gas que superará el 100% con relación a 2017, el Gobierno está preocupado por el impacto que tendrán las facturas del próximo invierno en los hogares. Se suma que el año pasado se registraron las temperaturas más altas en varias décadas para un período invernal, lo que permite anticipar más frío para la próxima temporada y como consecuencia un aumento del consumo que evidenciará aún más los nuevos importes.

Además, en 2017, el ministerio de Energía resolvió a último momento aplicar un diferimiento del 50% sobre la factura de mayor consumo, lo que en la práctica significó desdoblarla en cuatro cuotas mensuales. En ese momento, la dependencia a cargo de Juan José Aranguren estableció que las distribuidoras de gas fueran compensadas por el Estado nacional debido al diferimiento, pero ahora se busca encontrar otro mecanismo.

La cuestión fue abordada en las audiencias públicas que se realizaron esta semana en Bahía Blanca y Tucumán y culminan hoy en Capital Federal porque está incluida en el temario que elaboró el Enargas.

Metrogas, la mayor distribuidora del país cuyo control accionario es de YPF, presentó en su propuesta escrita dos alternativas. Una, la ampliación de la metodología que se usó en 2017 para un único bimestre a todo el semestre de mayo a octubre. Otra, en línea con la de Gas Natural BAN y Gasnor, consiste en dividir el año en dos períodos estacionales: los bimestres 3, 4 y 5 de otoño-invierno, y el 6, 1 y 2 de primavera-verano.

Para cada período estacional se fija un consumo base equivalente a la sexta parte del total consumido en igual período del año anterior (Metrogas indica que también se puede tomar más de un año y obtener un promedio) que será multiplicado por las tarifas vigentes desde el 1 de abril y considerando la categoría de cada usuario al momento del cálculo.

Según Metrogas, con ese mecanismo "se atenúa el pico de las facturas más altas del período invernal favoreciendo el pago de éstas" ya que prácticamente todas las boletas del semestre tendrían el mismo valor.

La diferencia entre lo facturado y lo realmente consumido se ajustaría con la primera factura emitida posteriormente, esto es, con las del bimestre noviembre-diciembre. Para el período estival se usaría el mismo criterio de facturar según el consumo base y la diferencia, en más o en menos, se aplicaría con la boleta del tercer bimestre.

La propuesta de aplicar un consumo base es mucho menos efectiva para la economía de los usuarios que la del diferimiento del pago de los tres bimestres de otoño- invierno. Con el consumo base, lo único que se paga después es lo que se haya consumido por encima, aunque se atenúa el pico estacional.

Metrogas indica que si bien los dos mecanismos alteran los flujos de fondos de las compañías, el esquema del diferimiento "requiere ineludiblemente establecer mecanismos de preservación del capital de trabajo", o dicho de otra forma, una compensación del Estado o de los usuarios.

También afirma que la alternativa del consumo base "puede tener un efecto de menor magnitud en el capital de trabajo y se favorece la posibilidad de financiamiento con todos los actores (productores, transportistas, distribuidoras y el Estado nacional por la incidencia de los impuestos) y del mismo usuario para solventar esta nueva metodología".

Se entiende que la distribuidora está pidiendo diferir el pago del producto, del costo del transporte y de los impuestos hasta el efectivo cobro. Pero no explica cómo los usuarios también solventarían la iniciativa, a menos que se esté pensando en ajustar la diferencia que corresponda pagar, por el índice de precios mayoristas, el mismo con el que se actualizan semestralmente los ingresos de transportistas y distribuidoras.

Fuente: Ámbito