02/02/18

Debutaron los aumentos del transporte y la nueva Red SUBE generó dudas

Rigen desde ayer las subas en colectivos y trenes urbanos, con "buen funcionamiento" del boleto multimodal. Colapsó la web de la Sube. Más aumentos, en abril y agosto


Finalmente ayer se concretó la suba en los boletos de colectivos y trenes en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, que será replicada en abril y mayo y fue atenuada con descuentos en el segundo y tercer viaje dentro de las dos horas de realizado el primero, lo que se conoce como "boleto multimodal". El subte, por ahora, sigue sin cambios hasta abril.

La aplicación del nuevo esquema llevó a que se saturara la página de consulta del saldo de la tarjeta, frente a la alta cantidad de usuarios que se conectaron para verificarla. Por la mañana, los canales de noticias detectaron dudas entre los pasajeros.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, destacó que la Red SUBE, el sistema de boleto integrado, "comenzó funcionando muy bien" y aseguró que apunta a ser un "un sistema más justo en la estructura tarifaria". Dietrich resaltó que con la implementación del nuevo sistema, empezó a regir "un cambio profundo, estructural, en el sistema de transporte y está funcionando muy bien".

La Red SUBE es un sistema de boleto integrado que abarca los medios de transporte público del Área Metropolitana de Buenos Aires, y permite pagar menos a quienes hagan una o más combinaciones, con descuentos del 50% en el segundo viaje y del 75% en el tercero.

"Es algo que se viene pidiendo hace mucho tiempo, que el sistema sea más justo en su estructura tarifaria. Es injusto que los que viajan más, los que viven más lejos, gente de menores recursos paguen más y los que viajan más corto, en general gente de mejores recursos, pague menos", reflexionó en diálogo con Radio Mitre.

El funcionario mencionó como ejemplo de ello que un viaje del barrio de la Recoleta al Centro en colectivo costaba hasta ayer $6 y un viaje desde La Matanza, en la provincia de Buenos Aires, en el que se usan tres colectivos salía $18 o más, y dijo que ahora con la Red SUBE esto cambió.

Es cierto que la persona que hace ese solo viaje en colectivo paga $2 de más o si hace viaje en tren paga 75 centavos más, por ejemplo en el Urquiza, en el Belgrano Norte, pero hay millones de personas, que son las que hacen los viajes largos, que hoy pagan mucho menos que ayer, con el sistema de descuento, detalló.

Dietrich afirmó que ésto hace que en el segundo viaje, la primera combinación, el sistema Red SUBE devuelva la mitad del pasaje automáticamente, y a partir del tercer viaje se paga un 75% menos. Se paga un cuarto de la tarifa.

Ante una consulta sobre cuánto cuesta un boleto de colectivo en las diferentes ciudades del país, dijo que "la tarifa promedio debe estar alrededor de los $ 12; en Córdoba

$ 15; en Neuquén $ 18; en Catamarca $ 8; en Salta $ 7,45" y recordó que "en todas las ciudades del país donde pusimos SUBE esta tarifa tiene descuentos en la tarifa social federal, que es un 55%"

"Tenemos la política pública en particular de acompañar a las personas vulnerables", indicó y precisó que la Red SUBE está incorporada a 388 líneas de colectivos; ocho corredores de metrobuses; siete líneas de trenes; seis líneas de subte y premetro.

Desde su cartera admitieron que "a la gente le va a costar adaptarse" y comentaron que están preparando las cifras del funcionamiento del sistema en su primer día, con la cantidad de transbordos realizados, para difundirlas en los próximos días.

Se trata del segundo incremento en los boletos de trenes y colectivos en el Área Metropolitana de Buenos Aires y el primero en 22 meses, ya que el anterior había sido en abril de 2016.

A diferencia de otros servicios como la electricidad (que también ayer subió) y el gas, donde el tarifazo puede ser compensado con menor consumo y la tarifa se paga una o dos veces por bimestre, el Gobierno fue muy cuidadoso con el incremento en el transporte, un servicio cuya alza en el precio se nota todos los días y que es muy difícil reemplaza o disminuir su uso.

Fuente: Cronista