19/02/18

Con el paro bancario arranca una semana crucial en la puja entre el Gobierno y Moyano

El gremio de Palazzo, aliado al moyanismo, paralizará hoy y mañana la actividad en los bancos. Pablo Moyano dijo que en el Ejecutivo hay inquietud por la movilización


Moyano estuvo en el programa de Mirtha Legrand y se defendió: "No me persigue la Justicia, sino los medios"

El Gobierno enfrentará esta semana el primer gran desafío sindical del año. Liderado por el nuevo adversario político que observa en el horizonte, el dirigente Hugo Moyano, el gremialismo opositor en alianza con movimientos sociales y sectores del kirchnerismo desplegará el miércoles una importante demostración de fuerza para expresar su reclazo a la política económica del Ejecutivo y a la vez ejercer una férrea defensa del líder camionero en medio de la ola de investigaciones judiciales que lo tienen en la mira.

Desde hoy mismo el sindicalismo combativo empezará a preparar el terreno para la movilización del miércoles. Los trabajadores bancarios agrupados en la AB, que comanda Sergio Palazzo, concretarán entre hoy y mañana un nuevo paro de 48 horas en reclamo por el estancamiento de la paritaria de la actividad, que ya lleva dos meses de negociación. La huelga afectará la atención al público en bancos y complicará la entrega de efectivo en los cajeros, después de los inconvenientes que ya el fin de semana provocó (hasta el dictado de la conciliación obligatoria) el trabajo a reglamento de los recolectores de residuos afiliados al gremio de Camioneros.

El propio Moyano y su hijo Pablo aprovecharon el fin de semana para enfatizar el escenario de confrontación con la Casa Rosada que, a través de algunos ministros, recogió el guante y renovó sus críticas hacia el líder sindical.

El sábado por la noche, sorpresivamente sentado en la mesa televisiva de Mirtha Legrand, Moyano padre se ocupó de defender la convocatoria a la protesta del miércoles y rechazó que se trate de una apuesta para "contrarrestar a la Justicia" que lo investiga en múltiples causas. Además, prometió que "va a ir mucha gente" a la movilización incluso afiliados "de los gremios de dirigentes que no han convocado", en clara referencia a los grupos sindicales de gordos e independientes que rechazaron sumarse a la protesta. "La gente está sufriendo necesidades, perdiendo el poder adquisitivo de los salarios. Está muy disconforme con lo que está pasando y esto genera este llamado a la movilización", aseguró.

Sobre el mismo discurso machacó ayer su hijo Pablo, quien además se defendió de las causas judiciales en su contra al asegurar que "son todas denuncias medi ticas", aunque sostuvo que para él "sería un orgullo caer preso en un gobierno gorila". El número dos de Camioneros también afirmó que "hay una preocupación importante" por parte de las autoridades nacionales "por la magnitud de la movilización" del miércoles.

En tanto, desde el Ejecutivo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, cuestionó la movilización al señalar que "no tiene una consigna clara", al tiempo que sostuvo que "la Justicia va a actuar con total respaldo" en las causas contra Moyano. "Creo que claramente se ha hecho una marcha en la que lo que los une es una mirada opositora, una mirada crítica de la actualidad. Hay kirchneristas, grupos de izquierda", opinó el funcionario.

Y advirtió, en declaraciones a Radio Mitre: "Lo que está claro es que si Moyano cree que por movilizar gente van a cambiar las causas judiciales, se confundió de país. Las cosas han cambiado".

Fuente: El Cronista