02/01/18

Un nuevo juez definirá la suerte del concurso de Oil Combustibles SA

Molesto con la cámara del fuero comercial, se excusó de seguir con la causa el juez Javier Consentino, que había sido duro con la empresa de Cristóbal López.


Oil Combustibles SA es el activo más importante del Grupo Indalo. Con refinerías, parte del puerto de San Lorenzo, más de 360 estaciones de servicios, es la principal caja del holding. Con esta firma, Cristóbal López adeuda a la AFIP $ 8.000 millones que no pagó del impuesto a los combustibles, fondos con los que se financió. La nueva administración (a cargo de OP Investiment) logró que se abra el concurso preventivo de la empresa, que quedó en manos de un nuevo juez - Javier Cosentino-, ya que Hugo Vitale ya había planteado que la instancia concursal no correspondía.

La empresa de Cristóbal López y Fabián De Sousa (ambos presos), logró la apertura del concurso preventivo de acreedores. El viernes pasado, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales, fue notificado el juez Julián Ercolini -que al estar de licencia, se informó al juez Sebastián Ramos que lo subroga-, de la decisión. En el fuero federal penal, fue Ercolini quien procesó a los empresarios por defraudación al Estado por la deuda millonaria generada con la AFIP bajo la administración de Ricargo Echegaray -igual procesado en esta causa, pero sin prisión preventiva-.

El cambio de juez se produjo después que la Sala D de la Cámara Comercial ordenara al juez Hugo Vitale que abra el concurso de acreedores. En una resolución de cuatro páginas, el magistrado indicó que "existen causas que impiden seguir entendiendo en el presente proceso concursal" y la decisión se fundó en motivos "graves de decoro y delicadeza".

El juez explicó que "carecería de tranquilidad de espíritu a los fines de emitir los pronunciamientos" ante la situación del concurso preventivo, ya que ya rechazó la apertura del mismo, "se ha adelantado opinión sobre futuras decisiones, lo que ciertamente al haber analizado el incidente de investigación cuya formación fuera dispuesta por el Superior, genera cierta violencia moral en el juzgante".

En paralelo los abogados de Oil recusaron al juez por "prejuzgamiento". El expediente recayó en el juez Javier Cosentino quien analizará la documentación presentada por OP Investiment, que son administradoras de Oil (los dueños siguen siendo López y De Sousa).

Una nueva instancia se abre para la empresa que a la fecha, según la AFIP, adeuda más de $ 17.000 millones. Los adminsitradores, Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre esperan avanzar con el concurso "para capitalizar la firma y traer inversores extranjeros".

Vitale había rechazado el concurso al considerar que la maniobra defraudatoria es la explicación -según el juez Vitale- del "desequilibrio económico en que cayó la concursada y el estado de cesación de pagos en el que incurrió”. Para el juez, Oil procedió en "fraude a la ley" y se "simuló una cesación de pagos con maniobras defraudatorias".

La Cámara Comercial le ordenó reabrir el concurso al señalar que "no hay duda" que quien pide el concurso, Oil Combustibles SA, "es un sujeto concursable" y que "la cesación de pagos es real, efectivo y no simulado" y que las causas que condujeron a la insolvencia "son indiferentes para decidir la apertura de la convocatoria de acreedores".

Fuente: Clarín