03/01/18

Por la obra del viaducto del tren Mitre, mañana cierran las barreras de Monroe y Blanco Encalada

Será por dos semanas. En dos meses también dejará de funcionar la estación Belgrano C.


Antes de fin de marzo cerrarán la estación Belgrano C por las obras del viaducto del ramal a Tigre del tren Mitre. (Juan Manuel Foglia)

Todavía poco visible, pero muy presente en la dinámica cotidiana del Bajo Belgrano y alrededores, la obra del viaducto sobre el ramal Tigre del tren Mitre sigue alterando el tránsito del barrio. Desde mañana y por dos semanas quedarán inhabilitados los pasos a nivel de Monroe y Blanco Encalada para avanzar con el armado de las vías provisorias. Y antes de fin de marzo cerrarán la estación Belgrano C. Ahora están construyendo otra temporaria, ubicada entre la del Barrio Chino y Lisandro de la Torre, que tampoco funciona.

El tendido de vías que se está instalando al costado del actual, garantizará el servicio durante la construcción del conducto que elevará la traza del Mitre entre las avenidas Dorrego y Congreso, con una extensión de 3,9 kilómetros.

Desde septiembre, la estación Lisandro de la Torre, la primera después de la cabecera de Retiro, dejó de funcionar y entró en un proceso de demolición que concluyó días atrás. A futuro estará en altura como parte del nuevo viaducto.

Este cierre obligó a los pasajeros que la utilizaban a acercarse hasta la terminal de Belgrano C para abordar el servicio. Pero en unas semanas deberán volver a trasladarse, ya que esta parada también dejará de operar.

"Se está trabajando en la instalación de una estación provisoria a la altura de las calles Virrey del Pino y José Hernández, para que confluyan allí los usuarios de Belgrano C y Lisandro de la Torre. Se prevé que esté operativa a fines de febrero o principios de marzo", adelantan desde AUSA, la empresa estatal porteña a cargo de las obras.

Mientras tanto, el cierre de las barreras de Monroe y Blanco Encalada durará hasta el 17 de enero. Los desvíos serán por Monroe, Avenida del Libertador, Olazábal, 3 de Febrero y nuevamente Monroe, y por Blanco Encalada, O'Higgins, Mendoza y Libertador, para retomar Blanco Encalada.

Según informan en AUSA, estos cortes serán de los últimos antes de encarar el armado del viaducto en sí. Cuando se reabran, será necesario volver a cerrar el cruce de Juramento, ya que durante los 15 días que permaneció cortado al tránsito no fue posible concluir con el corrimiento de las vías.

Hace cuatro días también se volvió a habilitar para los vehículos el paso de la calle Mendoza, que logró descongestionar los alrededores del turístico Barrio Chino en uno de los meses que más visitas recibe.

A la par, la obra principal ya muestra sus primeros trazos. Dos meses atrás fueron colocados los obradores en los Bosques de Palermo, desde la avenida Dorrego y entre Figueroa Alcorta y el Hipódromo, y un tiempo después instalaron otros dos a la altura del ex Velódromo y del predio de Fuerza Aérea.

Actualmente, ya se ejecutaron más de 70 pilotes dentro de ese tramo, y se está terminando de montar la fábrica de dovelas (piezas de hormigón armado que conforman los arcos) para la estructura del viaducto.

Con fecha estimada de finalización para mediados de 2019, este proyecto apunta a mejorar la circulación y la seguridad vial eliminando ocho barreras y abriendo cuatro nuevos cruces seguros. Además, permitirá aumentar la frecuencia del servicio ferroviario y mejorar las condiciones medioambientales de la zona.

Con el mismo objetivo, también se trabaja sobre el tendido de las líneas San Martín y Belgrano Sur, donde se elevarán las vías, y en el mentado soterramiento del tren Sarmiento, que se irá literalmente para abajo. Así, desde las áreas de transporte porteño y nacional, buscan eliminar 74 barreras en la Ciudad.

Fuente: Clarín