04/01/18

Grúas polémicas: aumentan el acarreo a $ 950

La Ciudad autorizó otra suba en el servicio, que se aplicará en los próximos días. Los vecinos denuncian que dañan los autos. Además, la hora de parquímetro se va de $ 8 a $ 10.


Las empresas de acarreo operan con prórrogas de contrato desde 2001. Foto: Mario Quinteros.

Tiene la concesión vencida desde hace 17 años y provoca numerosas quejas vecinales. Pero volverá a aumentar de precio. El Gobierno porteño confirmó que entre este viernes y el lunes el acarreo de los autos mal estacionados que levantan las grúas se irá de $ 750 a $ 950. Además, la hora que se paga en los parquímetros pasará de $ 8 a $ 10 a partir de marzo.

Se trata de una medida polémica, porque los vecinos aseguran que las grúas dañan los autos cuando los levantan y, además, que se llevan vehículos de cuadras donde sí se puede estacionar.

"No puede ser que las empresas tengan el incentivo de 'pescar' alrededor de las playas de acarreo. Las empresas, que cobren por un servicio, que el Estado pague y que sean los agentes de tránsito los que digan dónde se tiene que acarrear", le dijeron a este diario en diciembre en la Secretaria de Transporte porteña. Pero ahora la Ciudad autorizó el nuevo aumento.

La renovación del sistema de estacionamiento medido fue aprobada por ley en 2016. Pero entre demoras y frenos en la Justicia, recién hoy el Gobierno llamó a licitación. Hasta tanto, ¿las concesionarias que actualmente manejan los remolques dejarán de salir a cazar?

Dakota-STO es la empresa que maneja la playa de Eduardo Couture y Bibiloni, y recorre la zona norte porteña. En tanto, BRD-SEC opera sus máquinas recaudadoras en la zona al sur de Viamonte, y cuenta con espacios de acopio en Avenida 9 de Julio y Sarmiento y en Tacuarí al 1700. Hoy ya tienen una facturación de $ 8.250.000 mensuales.

Lo que se mantendrá sin cambios es el valor del canon mensual que cada una de ellas le abona al Gobierno de la Ciudad por sus actividades, y que es de unos módicos $ 55.000.

Algo similar ocurre con el precio del estacionamiento medido, que aumentará en los parquímetros en dos meses, una vez concluido el paso obligatorio por una audiencia pública. "Cuando comparás el valor del cospel en la Ciudad con otras jurisdicciones, donde ya ronda los $14, te da un marco de referencia de lo que sale el estacionamiento medido. Pero por el nivel de servicio que hoy se brinda sentimos que no puede costar más", habían explicado en Transporte también en diciembre. Hoy, esa percepción evidentemente cambió.

Más allá del incremento, que representa un 25%, lo que aumenta también es la dificultad para hacerse de monedas o cospeles, la única forma de pago aceptada por las ticketeras actuales. Esta situación, pero mucho más marcada, ya se había dado en noviembre de 2016, cuando el valor del servicio se duplicó, de $ 4 a $ 8. También en marzo de ese año, el acarreo demandaba $ 580 a los conductores mal estacionados, y escaló a los actuales $ 750 en septiembre del mismo año.

El anuncio de estos aumentos fue realizado esta mañana, en el marco del paquete de incrementos tarifarios en el transporte que lanzó el Gobierno nacional, y al que se sumó la Ciudad con los aumentos en taxis y también la VTV (ver pág. 35).

Según afirman desde la Secretaría de Transporte, estos aumentos propuestos vienen de la mano del demorado nuevo sistema, donde el pago del estacionamiento medido será electrónico, las dos zonas donde funciona actualmente se ampliarán a cinco, y de las 4.000 plazas tarifadas que hoy existen para aparcar se pasará a unas 80.000. Además, el servicio de grúas será controlado por el Estado porteño, torciendo 180 grados el flujo actual de los ingresos.

Con cuatro intentos fallidos desde 2007 para licitar el nuevo servicio, y la ley de 2016 frenada desde agosto por una medida cautelar, finalmente la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones porteña se expidió días atrás y levantó el amparo. Ya sin restricciones, hoy se publicó en el Boletín Oficial el llamado a licitación.

Más avanzado viene el proceso de reemplazo de las obsoletas ticketeras por 2.200 terminales que harán posible abonar, renovar y encontrar lugar desde el celular. Permitirán el pago con tarjeta de crédito, débito y SUBE, y reemplazarán el ticket en papel (que ya no deberá ser exhibido en el parabrisas del vehículo) por una factura digital.

Además, desde una aplicación se podrá renovar el tiempo de estacionamiento de manera remota, y acceder a un mapa de oferta para conocer la disponibilidad de espacios libres en la vía pública, agilizando el proceso.

Estos dos nuevos servicios empezarían a operar a mediados de año, según promete ahora la Ciudad. Mientras tanto, las dos compañías que funcionan con un contrato vencido y prorrogado desde 2001, seguirán recaudando.

Fuente: Clarín