22/01/18

Fuerte cruce entre Edesur y el organismo que controla los cortes

El ENRE pidió un plan para mejorar la atención; dura respuesta de la distribuidora


No tiene la enjundia, el maltrato ni las amenazas que eran moneda corriente en los veranos del kirchnerismo, pero la administración de Mauricio Macri comenzó a presionar por escrito a las empresas eléctricas para que atiendan con mayor velocidad el reclamo de los clientes que sufren cortes de luz. Ese paso, sin embargo, no está ajeno a la polémica: Edesur, que fue cuestionada en una nota oficial, retrucó que la están evaluando fuera de los parámetros que establece el marco regulatorio.

La distribuidora que presta el servicio en dos tercios de la Capital Federal y parte del Gran Buenos Aires recibió el viernes 12 de enero del ente que regula al sector (ENRE), un organismo autárquico dentro de la órbita del Ministerio de Energía, que maneja Juan José Aranguren, una dura nota en la que la intimaban a presentar en tres días un plan de acción para mejorar la atención de sus clientes, como informó El Cronista en su edición del viernes pasado.

Edesur le respondió al ENRE también en duros términos. Según una nota que vio LA NACION, con fecha del jueves pasado y que lleva la firma de Mónica Diskin, apoderada de la empresa, la resolución del ENRE es "claramente controversial" porque presenta "datos parciales, incompletos y no abarcativos de los reales aspectos relevantes que hacen a la calidad comercial de tales empresas".

En la misma línea, Edesur mostró su molestia porque el ENRE da "por sentado como incuestionable que el desempeño de Edesur en la atención comercial es notablemente inferior al de Edenor".

La compañía de la italiana Enel, en la que también tiene participación accionaria Nicolás Caputo, amigo del presidente Mauricio Macri, acusó al ente regulador de presentar datos "sesgados, con el consecuente abordaje de la cuestión por el organismo de modo discrecional y arbitrario".

La nota de Edesur continúa con más cuestionamientos para el ente regulador, que maneja Ricardo Martínez Leone. Critica, por ejemplo, que "antojadizamente emplea mecanismos de evaluación de calidad comercial" de la distribuidora "que no son los expresamente establecidos en el marco regulatorio".

La distribuidora finalmente le reclama al ENRE que encargue servicios de consultoría sobre esa distribuidora y Edenor para proveerles un "análisis integral sobre los aspectos involucrados" con respecto a la prestación del servicio.

También critica que el ente le otorgue solo tres días para la presentación de un plan con objetivos de mejora en la atención de reclamos técnico-comerciales y de daños, asegurando un tiempo de respuesta conforme.

Plan de acción

De todas maneras, Edesur presentó un plan de acción para cambiar la atención de los usuarios de su zona. Allí contempla la implementación de un nuevo sistema de gestión de emergencias, la duplicación de celulares para administrar las tareas en terreno y la contratación de más personal para atender al cliente, entre otras medidas que se detallaron.

En su nota, el ENRE acusó a Edesur de que su desempeño "en la atención comercial es notablemente inferior al de Edenor (la otra empresa que regula), hecho que en modo alguno es atribuible a la diferente área de concesión que opera cada distribuidora". Según el ENRE, encontró que el año pasado el 83% de los reclamos recibidos fueron de clientes de Edesur, contra un 17% de Edenor.

De acuerdo con las cifras del organismo regulador, la cantidad de usuarios sin luz creció en diciembre pasado 60% en comparación con el mismo período de 2016.

El Gobierno está interesado en mostrar mejoras en el servicio eléctrico, en especial tras los aumentos de tarifas, que comenzaron en 2016, continuaron el año pasado y seguirán en este.

En la actualidad, se estima que un usuario promedio argentino sufre 28 horas de corte en el servicio al año, mientras que un chileno enfrenta 3 horas y un italiano, unos 30 minutos.

Fuente: La Nación