23/01/18

En verano, pagan por el gas hasta 5 veces más que en invierno

Una refinanciación para los consumos de invierno terminó perjudicando a algunos clientes en los meses posteriores.


Audiencia publica por tarifas de gas.Fotos Alfredo Martinez

¿Se puede pagar más por la factura de gas en verano que en invierno? Aunque la calefacción se prende en los meses fríos y no tanto en los cálidos, eso le estuvo pasando a algunos usuarios cuando recibieron sus últimas facturas. Un cliente pagó $ 287 en la boleta que le venció en octubre. Cuando le tocó abonar la de vencimiento en diciembre, se encontró con una suma que casi quintuplicaba la anterior: $ 1.157.

¿A qué se debe este incremento? preguntó Clarín entre las distribuidoras. La suba radica en una combinación de distintos factores. El Gobierno autorizó a que la mitad de los consumos invernales -o los correspondientes hasta el 31 de octubre- se puedan pagar con diferimiento en el bimestre siguiente. Además, el precio del gas subió en diciembre. Y, como agravante, en un bimestre primaveral hubo más días fríos de lo habitual y eso elevó el consumo de ciertos hogares.

El caso del cliente de Metrogas en cuestión, su factura fue de $ 574 cuando le vencía en octubre. El Gobierno obligó a las distribuidoras a cobrarle la mitad, y que el otro 50% se lo facturen en la boleta siguiente. De esa forma, una boleta de $ 574 la terminó abonando en $ 287. El saldo restante quedó para la próxima.

La boleta que vencía en diciembre ya venía con un nuevo precio de gas, vigente desde el 1° de diciembre. Ese insumo pasó de costar $ 2 para este usuario antes de lo facturado en diciembre a $ 2,88 para lo facturado después de esa fecha. Además, el cliente incrementó un poco su consumo estimado: de 181 metros cúbicos en el bimestre 4 (julio-agosto) a 209 metros en la proyección del bimestre 5 (septiembre-octubre).

Con el mayor precio, el cliente pasó de una boleta bimestral de $ 574 (la del bimestre 4) a una de $ 870 (la del bimestre 5). Pero cuando le vino la factura más alta, también tuvo que oblar por el "financiamiento" obtenido en la factura anterior, es decir otros $ 287. La factura le quedó en $ 1.157.

Desde el 1° de diciembre rige un aumento promedio del 45% en el gas. El objetivo es disminuir los subsidios estatales en esa industria. Aunque habrá otra corrección, será en abril y aún no está definida. La única recomposición ya oficializada en servicios públicos será el segundo tramo de la distribución eléctrica en la ciudad de Buenos Aires, que es superior a las del interior, ya que las tarifas allí venían menos retrasadas.

El aumento de luz en Buenos Aires es desde el 1° de febrero y promediará el 18%. De esta forma, el incremento acumulará casi un 70%, ya que en diciembre fue de otro 44%.

Aunque el consumo le aumentó un 15% entre los bimestres, el precio final se le multiplicó casi por cinco. Allí se combinaron un mayor importe por el gas pagado (casi un 40% más) y la consecuencia de tener que devolver aquello que le financiaron hasta el 31 de octubre.

Aunque las distribuidoras consideran que estos casos son "minoritarios", hay varios clientes a los que les pasó lo mismo.

En plena discusión por el incremento de gas de 2016 -el que terminó por la convocatoria a audiencias públicas por exigencia de la Corte Suprema de Justicia- una de las opciones que barajó el Gobierno fue el de una tarifa plana: "parecida" durante todo el año. De esa forma, se tomaría el consumo anual, se lo dividiría por seis, y el bolsillo no sufriría tanto en invierno (cuando más consume) para hacer un mayor aporte en verano (donde suele requerir mucho menos más).

"El caso descripto es un ejemplo de lo que sucedería con una suerte de tarifa plana", comentaron en una distribuidora, donde pidieron no ser nombrados. Allí creen que el esquema hubiera funcionado mejor salvo porque la temperatura del bimestre 5 (septiembre-octubre) fue algo más fría de lo esperado.

Fuente: Clarín