10/01/18

El Gobierno da por terminada la emergencia energética

Se sumaron casi 4500 MW en generación y ven un verano con menor cantidad de cortes.


La emergencia eléctrica que declaró el Gobierno hace dos años llegó a su fin con el último día de 2017. Los cambios tarifarios, los nuevos planes de inversiones y las distintas licitaciones en generación estuvieron en los últimos dos años bajo el paraguas de la emergencia, una herramienta que, en la práctica, no tuvo mayor sentido que el de titular la situación heredada en el sector. Para febrero, se aguarda la cuarta parte del ajuste en los precios de la electricidad en los dos años de la gestión del presidente Mauricio Macri.

La emergencia eléctrica la decretó el jefe de Estado (134/2015) una semana después de su asunción, para instruir al Ministerio de Energía a que “elabore, ponga en vigencia, e implemente un programa de acciones que sean necesarias en relación con los segmentos de generación, transporte y distribución de energía eléctrica de jurisdicción nacional, con el fin de adecuar la calidad y seguridad del suministro eléctrico y garantizar la prestación de los servicios en condiciones técnicas y económicas adecuadas” y a todos los organismos de la Administración Pública Nacional para “racionalizar el consumo”.

La idea oficial era terminar con la recurrencia de las imágenes de los veranos con cortes e incrementar la confiabilidad del sistema mediante, sobre todo, señales de precios.

Dos años después, tanto el Gobierno como las compañías consideran que la situación es mejor que la original en cuanto a que hay mayor generación disponible y bajan moderadamente la cantidad y la duración de los cortes de luz. Asimismo, las finanzas de las empresas se oxigenaron, al tiempo que comprometieron inversiones hasta fines de 2021.

Se sumaron casi 3000 MW de potencia en generación, más otros 1500 MW de turbinas que estaban fuera de uso y se repararon. Además, se licitaron los parques de energías renovables, que sumarán al menos otros 4400 MW en los próximos tres años.

Edenor y Edesur, las firmas controladas por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre), comprometieron inversiones por un total de $ 47.210 millones entre 2017-2021 y ya habían ejecutado casi $ 4800 millones hasta septiembre del año pasado.

Aún con dificultades en el fin de 2017, las empresas confían en que este verano continuarán disminuyendo la cantidad y la duración de las interrupciones del servicio. Anoche, cerca de 25.000 clientes en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) estaba sin luz.

Las tarifas, por su lado, aumentarán desde febrero un 12% promedio a nivel nacional, con mayor impacto en el AMBA por el atraso relativo con los precios que pagan los usuarios en el Interior. Desde diciembre de 2015, los incrementos llegan a casi un 1000% y habrá otra actualización en agosto. Este año, el Gobierno solamente subsidiará el 18% de la tarifa final de los usuarios residenciales.

Fuente: Revista Petroquímica