08/01/18

Aún es incierto el futuro de la terminal de ómnibus de Retiro

Los sobres de la licitación se abrieron en septiembre, pero no hay avances


El futuro de la Estación Terminal de Ómnibus de Retiro es todavía una incógnita. Pese a que los sobres con cuatro ofertas se abrieron en septiembre, el Ministerio de Transporte todavía no avanzó con la adjudicación de la concesión a un operador privado. "Todavía no hay una decisión tomada sobre el tema Retiro. Estamos en una etapa de estudio", contestó una alta fuente de la cartera que dirige Guillermo Dietrich.

Actualmente, la estación está operada por Terminales de Buenos Aires (TEBA), una empresa que pertenece al polémico empresario Néstor Otero.

Pese al estado de abandono y falta de limpieza con el que conviven los pasajeros cada vez que llegan o parten de la estación, causal de rescisión del contrato prorrogado que está aún vigente, el Gobierno nunca optó por romper aquel acuerdo.

Más aún, uno de los consorcios que pugnan por quedarse con el nuevo contrato de concesión y explotación tiene entre sus integrantes varias empresas relacionadas con Otero.

A la licitación se presentaron cuatro consorcios. Las empresas que presentaron sus ofertas, que contienen el sobre técnico-económico (con el proyecto de obra, servicios y antecedentes), fueron cuatro: Terminales Terrestres, Inda y dos uniones transitorias de empresas (UTE), conformadas por TH Services y Cusmel y por Terminal Pacheco y Teximco.

Tan pocas precisiones hay sobre el predio que algunos allegados a las ofertas presentadas creen que aquel llamado se anulará y que vendrá un nuevo proceso para concesionar la terminal de Retiro. A diario circulan por allí un promedio de unas 50.000 personas, de las cuales alrededor de 25.000 son pasajeros. Entre los ómnibus que ingresan y los que parten desde allí, hay unos 1000 servicios diarios, siempre en promedio.

Fuente: La Nación