14/12/17

Renunció el jefe del organismo que regula la aviación

Juan Irigoin se va en medio de la llegada de nuevas aerolíneas; llega Tomás Insausti

En medio de la llegada de nuevas aerolíneas para operar en el país, el Gobierno decidió hacer cambios importantes en el área de regulación del sector. El director de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Irigoin, encargado de todos los permisos y movimientos de cada uno de los aviones que circulan en la Argentina, presentó ayer la renuncia.

Se iniciará entonces una transición hasta fin de año, cuando asumirá Tomás Insausti, un funcionario que ya trabajaba en el organismo.

"Han transcurrido dos años de enorme aprendizaje para mí, tanto en lo personal como en lo profesional. Mi ciclo en la ANAC se ha cumplido, y he puesto lo mejor de mí para cumplir con nuestros objetivos, muchos de los cuales se han logrado y muchos otros falta concretar", dijo Irigoin en un correo electrónico que hizo circular entre los empleados.

En esa misma comunicación, Irigoin presentó a su sucesor: "La próxima gestión, a cargo del Dr. Tomás Insausti, reforzará lo que hemos hecho bien y corregirá todo lo que sea necesario para alcanzar los objetivos de la ANAC", resume la carta.

Finalmente, hubo tiempo para agradecer al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. "Ha sido para mí un orgullo conducir este organismo. Agradezco al ministro Dietrich por la oportunidad que me ha dado, y también el acompañamiento de ustedes", finalizó, con esa referencia a los empleados del organismo.

La ANAC tiene un rol central en la ampliación del mercado aerocomercial que se propone la administración Macri, más federal y menos centralizado en Buenos Aires. Esa estrategia apunta también a la llegada de los servicios llamados low cost (bajo costo), que prometen revolucionar los costos del sector, a nivel operativo y de tarifas, en la medida en que el Gobierno flexibilice las normas.

El organismo tuvo a su cargo analizar los pedidos de más de 200 nuevas rutas de cabotaje y 300 internacionales presentados a principios de septiembre por siete empresas de aviación comercial, la mayoría de ellas aún sin operar entonces en el país.

En esa nómina se anotaron la noruega Norwegian, la colombiana Avianca (a través de su filial local Avian), Flybondi, Servicios Aéreos Patagónicos y LASA, entre otras.

En tanto, dos empresas, Emprendimientos Aeronáuticos (SEA) y Argenjet, solicitaron autorización para operar vuelos no regulares.

La inversión prometida por el grupo de empresas que se presentaron en la audiencia ascendería a US$ 6885 millones, mientras que permitiría crear más de 10.000 puestos de trabajo, según los datos presentados en los pedidos de rutas.

Fuente: El Cronista