19/12/17

Esperan menos cortes de luz en verano, pero dependerá de las altas temperaturas

El temporal del sábado complicó a las distribuidoras. Con ejecución rigurosa de inversiones, igual esperan que recién el verano que viene mejore la calidad


La cantidad y el tiempo total de los cortes de energía eléctrica en Capital Federal y Gran Buenos Aires se mantuvieron estables en el primer semestre del año, en relación al mismo lapso de 2016. Y como algunos usuarios estuvieron más de 20 horas sin servicio en el período de un año, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) aplicó multas por casi $ 200 millones en total a Edenor y Edesur y prepara más sanciones una vez que las empresas realices sus correspondientes descargos, según le explicaron a El Cronista fuentes del sector.

En concreto, en lo que va del año el Enre castigó con $ 65 millones a Edenor, con compensaciones sobre las facturas de 365.000 usuarios afectados, y con $ 130 millones a Edesur, con 315.000 usuarios alcanzados.

De cara al verano que inicia esta semana, el Gobierno espera que las inversiones de las compañías se empiecen a reflejar en una mejor calidad de servicio, sin arriesgarse a estimar un número concreto de objetivo de cortes.

No obstante, las empresas argumentan que todavía es muy temprano como para notar mejoras notables, dado que la Revisión Tarifaria Integral (RTI) junto al correspondiente plan de inversiones empezó a correr recién desde octubre del año pasado. En privado, si bien creen que el proceso será con una reducción gradual de los cortes, se resignan a que al menos hasta el verano que sigue al próximo la situación no será óptima.

Según los datos que presentó el Enre en la audiencia pública del mes pasado, la RTI abarca $ 47.210 millones de inversiones entre 2017-2021 en total de las dos distribuidoras. De estos, $ 7340 millones deberían ser desembolsados este año, y la ejecución fue rigurosa: 65% a septiembre.

El ente regulador reconoció que en 14 comunas de la Ciudad de Buenos Aires y partidos de zona oeste y sur del conurbano hubo una retracción del 25% en la frecuencia y la duración de las interrupciones eléctricas.

En cuanto a la frecuencia media de interrupción por usuario en el primer semestre del año, la cantidad de cortes se mantuvo estable tanto para Edenor como para Edesur en relación a enero-junio de 2016. La reducción fue de 12% para Edenor y de 19% para Edesur respecto a julio-diciembre de 2016.

El temporal del sábado también complicó la prestación del servicio. En avanzadas horas de la tarde del domingo, unos 50.000 usuarios por cada prestadora estaba sin electricidad. A las 16 de ayer, carecían de energía unos 20.000 clientes de Edenor y 15.000 de Edesur.

Aunque el propio ministro de Energía, Juan José Aranguren, prometió que los cortes irán bajando en el tiempo, en todo el sector admiten que el ordenador principal será el clima: más allá de las incipientes inversiones, el aumento de tarifas y la eventual disminución del consumo, varios días seguidos de calor extremo en las próximas semanas derivarán en cortes de suministro. Una fuente de las empresas suele decir: "Aún con el mejor servicio, si pasan muchos días de 40 grados, se corta la luz en todo el mundo".

Es lo que pasó el verano pasado: la cantidad de cortes en baja tensión cayeron un 42% interanual, pero en el Gobierno lamentan la ola de calor de fines de febrero, cuando las cifras podrían haber mejorado más.

Las expectativas oficiales son que la mayor generación eléctrica, producto del ingreso al sistema de centrales térmicas, junto a las campañas para lograr más eficiencia energética (en los próximos días se masificará una campaña oficial) ayuden a mejorar los números.

Fuente: El Cronista