18/12/17

El ajuste llega a Energía con menos cargos y denuncias por despidos

El ministro Aranguren decidió eliminar subsecretarías y los sindicatos denuncian que piensa despedir a unos 500 empleados de un call center creado por el kirchnerismo


El ajuste de los cargos políticos y la menor cantidad de fondos disponibles para 2018, en orden con la reducción del déficit primario, también tendrá su efecto en el Ministerio de Energía, y no será sólo por las tarifas. Para cumplir con los requisitos de Modernización, Juan José Aranguren eliminará subsecretarías, mientras algunos gremios denuncian que también tiene pensado despedir a unos 500 trabajadores de un call center que creó el kirchnerismo en plena crisis energética.

A mediados de este año, se lanzaron los concursos públicos para elegir a los presidentes del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) y de la Electricidad (Enre), dos organismos que deben fiscalizar las relaciones entre productores/generadores, transportistas y distribuidoras de esos servicios públicos, pero fueron cáscaras vacías con el Gobierno anterior. Los ex secretarios de Energía evaluaron los antecedentes y seleccionaron ternas, de las que resultaron ganadores Andrés Chambouleyrón para el Enre y Mauricio Roitman para el Enargas. Ellos ocupan, actualmente, la Subsecretaría de Coordinación de Política Tarifaria y la Subsecretaría de Escenarios y Evaluación de Proyectos, respectivamente, dos áreas que desaparecerán en los próximos meses.

El propio Aranguren lo confirmó. Después del almuerzo por el Día del Petróleo, el miércoles pasado, dijo: "Es muy bueno que el Gobierno ajuste su propio cinturón con la baja del gasto, es lo mismo que haría uno en su casa cuando los ingresos no son suficientes. Tenemos la responsabilidad de reducir la planta de funcionarios públicos en un 20%". "No voy a reemplazar a Chambouleyrón y a Roitman, van a desaparecer sus puestos pero no sus responsabilidades, que se distribuirán de otra manera. Vamos a reestructurar todo el ministerio, a los efectos de cumplir con una pauta que es razonable después de dos años. También ocurre en las empresas", enfatizó ante la consulta de El Cronista.

Los subsecretarios asumirán sus nuevas funciones cuando se forme una Comisión Bicameral en el Congreso que apruebe sus designaciones y, posteriormente, se publique un decreto del presidente Mauricio Macri.

Según el Presupuesto 2018, Energía contará con $ 99.725,8 millones, 34,6% menos en términos nominales que los $ 152.454,4 millones de este año (con una baja real cercana al 47% si se tiene en cuenta una inflación de 23% para 2017). Gran parte está explicada por la baja de subsidios a la demanda. De los gastos para el personal, $ 302,9 millones irán para la planta permanente y $ 565,7 millones para contratados, donde habría otro ajuste.

Fuentes del sector contaron a este diario que en estos dos años ya hubo una reducción de 2500 a cerca de 1800 empleados, y que en breve se sumarán otros 471 del call center que durante años suplió las tareas de los entes reguladores. Frente a la consulta de El Cronista, desde Energía negaron la información. "El call center no se cierra y desmentimos el número de despidos mencionado", alegaron.

Cuando en la última etapa del kirchnerismo los cortes de luz eran moneda corriente en el verano, el call center (donde la Universidad de la Matanza ayuda con servicios técnicos) funcionaba como un ordenador que pedía reconectar servicios y llevaba tranquilidad y asistencia a los barrios, con el envío de bidones de agua y motobombas para calmar a los vecinos sin energía.

Según un informe del Ministerio de Modernización, en el Estado "sobran" casi 20.000 empleados.

Fuente: El Cronista