28/12/17

El Senado aprobó el paquete económico del Gobierno con apoyo del PJ y el rechazo de Cristina Fernández de Kirchner

Se sancionaron el Presupuesto 2018, la reforma tributaria y la prórroga del impuesto al cheque.


El oficialismo, con el apoyo del PJ y el rechazo de Cristina, logró aprobar en el Senado el paquete económico. (Fernando de la Orden)

Tras diez horas de debate, el Senado le puso el moño al paquete económico del Gobierno con la sanción del Presupuesto 2018, la reforma tributaria y la prórroga del impuesto al cheque, que incluye el fin del Fondo del Conurbano.

El oficialismo se anotó así un triunfo legislativo, con la aprobación de las seis leyes que impulsó la Casa Rosada: ya se habían convertido en ley el Consenso Fiscal, la Responsabilidad Fiscal y la reforma previsional.

Cambiemos logró la mayoría con apoyo del peronismo dialoguista que conduce Miguel Pichetto y que responde a los gobernadores de ese signo. Aunque tuvo deserciones, como sucedió en Diputados. En este caso fueron las del chaqueño Eduardo Aguilar y los chubutenses Mario Pais y Alfredo Luenzo.

La reforma tributaria tuvo 52 votos a favor, 15 en contra y 1 abstención (de la neuquina Lucía Crexell, del MPN).

El Presupuesto tuvo 54 votos positivos, y 14 negativos.

Y el cheque recibió 65 votos a favor (incluyendo el de Cristina Kirchner), con dos en contra (Adolfo Rodríguez Saá y la otra puntana), más la abstención de Crexell.

La sesión arrancó con la votación a mano alzada para habilitar con dos tercios de los presentes, que facilitó el PJ, para el tratamiento sobre tablas del Presupuesto y la prórroga del cheque, ya que no había pasado la semana reglamentaria del dictamen, aprobado un día antes.

En la última sesión del año, Cristina hizo su regreso a la Cámara alta.

La ex mandataria intervino dos veces: en el inicio, para referirse al pedido de desafuero que le formuló el juez Claudio Bonadio por el pacto con Irán, ocasión en que se cruzó con la vicepresidenta Gabriela Michetti, que presidía el debate.

En el cierre, como referente de su bancada, crítico las reformas económicas que propuso el Gobierno, advirtió sobre el endeudamiento y añadió otro cruces, esta vez contra Pichetto.

El rionegrino enumeró ventajas para las provincias y le replicó a la ex presidenta: “Muchas provincias tienen el sistema previsional fundido, deudas con los trabajadores, provincias que empezaron las clases en setiembre”. Aludió a Santa Cruz, gobernada por la cuñada Alicia Kirchner.

“No subestimo a los gobernadores ni a la representación federal que ejercen”, disparó. También salió al cruce de las críticas por el tratamiento exprés del Presupuesto. “Tengo una planilla -se jactó-, en los últimos 15, o 20 años, el Presupuesto ha durado una reunión de comisión y se ha votado lo que llegó de Diputados”.

También salió al cruce del cristinismo el jefe de la bancada radical, Angel Rozas, sostuvo: “Se quiere dar la imagen de un país donde se está viviendo un ajuste insoportable. Estas reformas han sido avaladas y firmadas por 23 gobernadores sobre 24 provincias, ¿esos 23 han traicionado a los ciudadanos de sus provincias, han sido extorsionados?”.

Aunque las leyes salieron, desde la oposición -dura o dialoguista- se escucharon fuertes críticas al rumbo económico. Desde Pichetto a Maurice Closs: “Veo un cóctel explosivo en la economía argentina”, advirtió el ex gobernador de Misiones y enumeró: “Tasas altas, atraso cambiario, ingreso indiscriminado de divisas”. “No veo que el país vaya a crecer el 3,5% que dice el Presupuesto”, agregó.

Rodríguez Saá, de la única provincia que no firmó el Pacto Fiscal, volvió a cargar contra la reforma previsional que “le quitó 100 mil millones a los jubilados” y afirmó que “en este paquete de leyes se va ejecutando un proyecto que va favoreciendo a los ricos”.

La ley tributaria, la más controvertida de la sesión, terminó con 15 votos negativos: además de Cristina y los otros 7 senadores del FpV, estuvieron en contra el porteño Pino Solanas (Proyecto Sur), la rionegrina Magdalena Odarda (Progresista), Luenzo, Pais, Aguilar y los adolfistas. En el Presupuesto, Crexell y Luenzo votaron a favor.

Fuente: Clarín