27/12/17

El Gobierno no quiere hablar del tema, pero el boleto de colectivo subiría a $ 9

Los empresarios del sector dan como un hecho el aumento. Y habría otro más durante el año.


Casco en mano, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich con los senadores macristas Esteban Bullrich y Federico Pinedo, esta tarde en el Senado. Foto: Maxi Failla.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció el último aumento en los boletos de colectivos y trenes durante el último día de marzo de 2016. Lleva 21 meses sin tener que dirigirse a las cámaras para comunicar que los bolsillos sufrirán un impacto. Aunque el Gobierno no lo confirma oficialmente, todo indica que habrá una modificación de tarifas en los primeros días de enero.

Los empresarios que manejan las líneas de colectivos dan por hecho que el boleto para trasladarse en ese medio subirá de $ 6,50 (el actual promedio para tres secciones) a $ 9 durante el año que viene en Buenos Aires y el conurbano. Aunque no especifican la fecha exacta, tienen entendido que eso sucederá en los comienzos de 2018, con el miércoles 10 de enero como fecha "tope".

La corrección que se anunciará no será la única. Habrá, al menos, una más durante el resto de 2018, según cuentan los que viven del transporte.

La última modificación en los boletos de colectivos y trenes fue en abril de 2016. Allí, el boleto promedio trepó de $ 3,50 a $ 6,50. En el caso de trenes, la variación ubicó el viaje en torno a los $ 4 y $ 6, con variación por la línea (la Roca quedó más barata que San Martín y Sarmiento).

Durante 2017, el Gobierno postergó un aumento en los colectivos para no generar disconformidad en el conurbano, una de las geografías más complicadas para el oficialismo en materia electoral.

Hasta noviembre, las transferencias del Estado nacional a servicios económicos vinculados al Transporte totalizan $ 77.957 millones, casi un 10% más que en 2016 cuando habían sido de $ 71.384. En contraste, el ministerio de Energía -que quitó algunos subsidios a la luz y el gas- bajó la demanda de subvenciones estatales de $ 152.378 millones en 2016 a $ 90.460 millones en 2017.

Como sucedió antes con la luz, que en el interior valía entre 5 y 7 veces más que en Buenos Aires, los valores del transporte porteño quedaron muy atrasados en relación al interior. En Córdoba, un boleto de colectivo cuesta $ 15.38. Eso sí, si se utiliza más de una línea de colectivo dentro de la franja horaria de una hora, el siguiente boleto vale entre 75% y 80% menos.

En el Presupuesto de 2018 se indica que los subsidios para colectivos rozarán los $ 40.000 millones. Para poder pagar los aumentos de las paritarias de los choferes y la suba de costos de combustibles (el gasoil acumula una suba interanual del 29%), el Estado se encontraría en la obligación de reducir los subsidios. Para evitarlo, dispondrá que las personas paguen montos más altos que los actuales. El Gobierno prometió mantener la tarifa social para más de 2,5 millones de tarjetas SUBE.

"En 2001, el boleto de colectivo valía 70 centavos de peso/dólar. Si ahora se fuera a $ 12, estaría más o menos en la misma relación que hace 17 años", puntualizó un empresario del sector, ansioso por recibir el aumento. Aparte de su recaudación, los dueños del transporte reciben compensaciones por el costo del gasoil y por los kilómetros que recorren, más una estimación de la cantidad de pasajeros que subieron a esos micros.

Para apaciguar el enojo que puede generar un aumento, el Gobierno viene preparando los sistemas informáticos para la aplicación de una tarifa multimodal, que permita utilizar distintos medios de transporte por un lapso de 2 horas, pagando por única vez, o con descuentos importantes en las combinaciones entre tren y colectivo, o dos micros. Sin embargo, en el sector de colectivos dicen que eso no sucedería al menos durante el próximo incremento. Según los datos que manejan, la implementación de esta novedad quedaría para el siguiente aumento, más cerca de mediados de año.

En San Pablo, Santiago, Medellín o Barcelona existen sistemas integrados, que permiten combinar distintas modalidad. La Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires brega por un esquema de esa naturaleza.

"Durante el lapso de dos horas, se establece un descuento escalonado sobre la tarifa de referencia a medida que se precise realizar uno o más trasbordos para arribar a destino. Por ejemplo, si una persona precisa tomar un colectivo hasta la estación de trenes más cercana y utilizar éste último para concurrir a su trabajo, abonaría una tarifa total de $8 en vez de $10 (se tomaron las tarifas mínimas de colectivo y tren: $6 y $4 respectivamente)", grafican.

El costo del colectivo en otras ciudades del país es más alto. En Bariloche, cuesta $ 16,44, mientras que en Río Gallegos es de $ 15,90. También Rosario y San Miguel de Tucumán están por arriba de los $ 9, el valor al que recién ahora iría Buenos Aires.

Fuente: Clarín