21/12/17

Aceleran la finalización de más de 183 obras para atenuar los cortes de luz

Servicios públicos. Edenor y Edesur asumieron el compromiso con el Gobierno; buscan dar una mejor imagen después de los aumentos de tarifas,146x143mm


Aceleran la finalización de más de 183 obras para atenuar los cortes de luz. Foto: Archivo

Las distribuidoras de energía eléctrica Edenor y Edesur trabajan contra reloj para mostrar este verano la "cara amable" del aumento de tarifas, una de las decisiones oficiales que más molesta a las personas de a pie. Sucede que el encarecimiento de las boletas fue el paso amargo para conseguir dos objetivos declarados: reducir los subsidios que aporta el Estado para sostener el servicio y recomponer la ecuación económica de las compañías con la intención de que presten una mejor calidad de servicio. Ese último reclamo, que el año pasado comenzó a insinuarse a través de las estadísticas, debería consolidarse este verano, según el Ministerio de Energía. A tal punto que esta semana su titular, Juan José Aranguren, deslizó en una charla con periodistas que los cortes de las próximas semanas iban a ser menores en comparación con el mismo período del año pasado.

En total, Edenor y Edesur deben terminar a más tardar a fin de año 183 obras, según corroboró LA NACION sobre la base de documentos oficiales. Esos proyectos están contemplados en los planes de inversión que se comprometieron a hacer ambas compañías con el ENRE, el ente regulador del sector, en el marco de la revisión tarifaria integral, por la que obtuvieron los aumentos en sus ingresos.

La situación del servicio eléctrico de cara al verano está entre los temas que sigue el presidente Mauricio Macri. Para ponerse al tanto de la situación, el 28 de noviembre pasado recibió en la Casa Rosada a Aranguren y a parte del equipo encargado del control de la realización del plan de inversiones.

En las planillas de cálculo que vio LA NACION se pueden encontrar casi todas las especialidades que componen el negocio de distribución eléctrica. Figuran la construcción de nuevas subestaciones, la instalación de alimentadores, seccionadores, interruptores, la renovación de transformadores, cambios de tableros, actualizaciones tecnológicas en alimentadores y reemplazo de cables, entre otras cosas.

Según el detalle, la que tiene más obras en marcha es Edesur (eso no implica que la inversión comprometida resulte sustancialmente mayor a la de Edenor, sino que se debe al tipo de trabajos que necesita hacer en su red). En total, suma 161 iniciativas para mejorar la calidad del servicio este año, con distinto grado de avance físico, que se realizarán en 12 distritos de la Capital y el Gran Buenos Aires.

Ahorro y eficiencia

La mayor parte de las obras se focalizará en la Capital Federal, donde se concentra el grueso de los clientes de Edesur. Allí se destinarán 63 acciones que debe completar la empresa antes de fin de año. Representan casi el 49% de todas las tareas que se comprometió a realizar este año con el ente regulador.

El caso de Edenor es distinto debido a que una parte importante de su red está en el Gran Buenos Aires y funciona bajo otras condiciones y sistemas tecnológicos. Según la información que le presentó al Gobierno, debería terminar este año 22 iniciativas para mejorar la calidad de la prestación. Medidos por cantidad de iniciativas, General Rodríguez, Marcos Paz, Merlo, Pilar y Vicente López se llevarán el mayor número.

La empresa presenta los datos de manera distinta a Edesur. Bajo el concepto "inversiones globales", por ejemplo, reúne trabajos como el cambio de tramos de redes de media tensión y transformadores en diversas localidades de su área de concesión. Hasta julio pasado, tenían un avance físico del 70 por ciento.

Si por un lado el Gobierno reclama inversiones para moderar los cortes, este año volverá a repetir el pedido a los usuarios para que moderen su consumo. De hecho, ya comenzó con la difusión en las redes sociales de una campaña de ahorro y uso eficiente de la energía, que se verá también en medios masivos de comunicación antes de fines de año.

La otra gran apuesta es que los trabajadores del sector aceleren los plazos de reparación, como se plasmó en un acuerdo que se cerró el año pasado.

Aunque el año pasado la cantidad y duración de los cortes de luz se redujo, la Argentina está muy lejos de llegar a los niveles de países como Chile, algo que se lograría en cinco años.

Ayer, a las 17.45, según el ENRE, había 16.044 usuarios de Edenor sin servicio. En el caso de Edesur, los afectados eran 22.736.

Fuente: La Nación