16/11/17

Gremios aeronáuticos en pie de guerra contra el Gobierno

Tras un plenario, ratificaron el plan de lucha que ya no es sólo salarial, sino contra la política aerocomercial.


El pasado 31 de octubre, un paro de Aerolíneas Argentinas paralizó Aeroparque. AP

Casi todos los gremios aeronáuticos (con la única excepción de la entidad que agrupa a los tripulantes de cabina) declararon la guerra al gobierno de Mauricio Macri: calificaron de "funesta" la política aerocomercial del Gobierno y confirmaron la continuidad del "plan de lucha" que ya derivó en un paro total de actividades de Aerolíneas y Austral a fines de octubre.

Asimismo, se manifestaron contra las iniciativas de reforma laboral y previsional del oficialismo.

Tras un plenario de los distintos gremios, que se llevó a cabo en la sede de Foetra, los caciques aeronáuticos emitieron un duro documento conjunto contra el Gobierno donde coincidieron en "dar amplio mandato para llevar adelante las medidas sindicales y políticas que se consideren en pos de la defensa de los Trabajadores Aeronáuticos".

El comunicado está firmado por los dos gremios de pilotos (APLA y UALA), mecánicos (APTA), jerárquicos (UALA) y personal de tierra (APA). También lo suscriben la asociación que agrupa a los tripulantes de cabina de la empresa LAN (Atcpea) y otra entidad que agrupa una parte de los controladores aéreos (Atepsa). No forma parte de este colectivo gremial la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), que durante el último paro en Aerolíneas rechazó la medida de fuerza.

Desde fines de agosto, los gremios negocian su paritaria salarial con Aerolíneas Argentinas y Austral, a las que reclaman un 26% de incremento. La postura de la empresa es un ofrecimiento del 16%, si bien fuentes cercanas a la negociación aseguraron que la oferta llegó a estirarse hasta el 20%.

El titular de Aerolíneas, Mario Dell'Aqua, dijo la semana pasada que los gremios aeronáuticos ya habían tenido una recomposición salarial del 42% a fines de 2016 y que tienen remuneraciones muy por arriba del promedio de los trabajadores asalariados. "No vamos a ceder, porque significaría pedirle al Estado mayores subsidios", dijo.

Ayer fue el turno de la empresa LAN, que también ofreció un 16% de aumento. Los gremios amenazaron con parar todas las actividades desde las cero del jueves, pero el ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

Pero la postura de los gremios en la pulseada va más allá de lo estrictamente salarial y avanzan, si bien sin mencionarlo de manera directa, contra la política oficial de abrir la competencia del cabotaje a nuevas empresas, incluidas algunas que se autodefinen como "low cost" (es el caso de Norwegian y Flybondi, por ejemplo).

En su comunicado, los gremios manifiestan "el total rechazo y oposición a la actual política aerocomercial llevada adelante por el Gobierno Nacional", a la vez que califican en accionar de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) como "devaluadora" de las regulaciones.

Y alientan a que los gremios lleven adelante "todas las medidas que consideren necesarias en lo gremial, judicial y comunicacional" para impugnar la "funesta" política del Gobierno. También anuncian que esas medidas podrán ser aplicadas "en rechazo a los modelos de reforma laboral que involucren cualquier tipo de degradación, flexibilización, precarización y pérdida de garantías para el trabajador".

El comunicado cierra con su oposición a una eventual reforma previsional "que configura una nueva estafa social a los actuales jubilados como así también a los trabajadores que están próximo a la misma".

Fuente: Clarín