01/11/17

Buscan evitar que la nafta suba con el precio del petróleo y el dólar

En el medio de los anuncios de cambios impositivos, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne explicó que se modificará el formato de impuestos que hoy tiene los combustibles.


En la actualidad, los impuestos representan el 41% del precio final al consumidor de las naftas y el 37% del gasoil. El ITC, por sí solo, explica el 24% del precio

El proyecto de reforma tributaria que la cartera de Hacienda enviará al Congreso establece que los impuestos a los combustibles "se simplificarán". La forma en la cual buscará establecer esta simplificación es que ahora pasarán a ser "dos montos de suma fija".

Con este cambio, lo que busca Dujovne es que cuando varíe el tipo de cambio real o el precio del petróleo, la nueva estructura del impuesto "funcionará como amortiguador y el precio de los combustibles variará menos que bajo la estructura actual".

Es decir, lo que buscarán con la aplicación de la suma fija es que funcione como un contrapeso del "libre mercado" ya que si sube el tipo de cambio o el petróleo, la carga impositiva se reduce. Aunque a primera vista parece una mejora para los consumidores, si sucediera lo contrario baja el tipo de cambio y el petróleo funciona en sentido contrario para las petroleras.

El dato no es menor teniendo en cuenta que el Gobierno nacional decidió liberalizar el mercado de las naftas y, la misma noche en donde el oficialismo nacional anunciaba que se imponía en las elecciones de medio término, las petroleras hacían lo propio comunicando incrementos de 10% en el valor de los surtidores.

"Se respetarán los pagos a cuenta, reducciones por zona geográfica, exenciones y asignaciones específicas de recursos actuales", explicó Hacienda. Esto tiene que ver con situaciones como las que se vive en Posadas, Misiones, en donde por decreto presidencial, se eximió del ITC a las estaciones de servicio de esa ciudad para que sus ciudadanos no crucen a Paraguay a cargar la nafta más barata.

Por otra lado, y siguiendo con el "proceso de gradualismo" y el "sendero de previsibilidad", la reforma explica que también se propone modificar el impuesto para que dependa de la cantidad de dióxido de carbono emitido.

En principio, afectar a combustibles líquidos y de 2020 en adelante se aplicar también sobre gas natural, GLP y carbón.

Fuente: El Cronista