04/10/17

Una empresa rusa abre una planta para fabricar autopartes de ferrocarriles

Invertirán US$ 170 millones. Apunta a la licitación de 1.500 coches, el Belgrano Cargas y el tren a Vaca Muerta.


El Presidente hace poco en una inauguración de un ramal del Belgrano Cargas

La licitación para la compra de 1.500 coches en las líneas de trenes y las obras para el Belgrano Cargas motivaron a la empresa rusa Transmashholding (TMH) a instalarse en la Argentina. La compañía abrirá una planta para la producción de partes locales de formaciones ferroviarias, en la que invertirá 170 millones de euros (casi US$ 200 millones).

"Vinimos por tres razones: la economía se está recuperando, hay suficientes proyectos para que estemos aquí y la industria ferroviaria no está lo suficientemente madura, con lo que hay espacio para el crecimiento", explicó Hans Schabert, presidente de TMH International.

El 20% de las partes de los 1.500 coches que comprará el Ministerio de Transporte para las líneas de trenes debe contener componentes nacionales. Y la licitación establece que, si hay mayor cantidad de piezas nacionales, se mejora la "calificación" técnica de los postulantes. En TMH creen que se asociarán con otros fabricantes -tanto nacionales como internacionales- para realizar propuestas conjuntas para sumar coches con más piezas fabricado en el país.

"Estamos en la fase de búsqueda de terrenos. La idea es comenzar con la fabricación de partes locales durante el año que viene. Pero nos gusta arrancar de cero y decidir qué partes fabricaremos", añadió Schabert.

Quizás para diferenciarse de cierto estigma que pesa sobre los capitales rusos y su vinculación con el Kremlin, los empresarios remarcaron que su dinero es de "capital privado, con acceso a financiamiento".

"Además de la licitación de trenes, hay oportunidades en el Belgrano Cargas y en el tren a Vaca Muerta", dijo Thibaut Desteract, presidente de TMH Argentina, la filial local. El lunes, los rusos -encabezados por Kirill Lipa, CEO de la casa matriz- estuvieron reunidos con el presidente Mauricio Macri y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich para detallarle sus planes.

TMH se encarga del mantenimiento del subte de Moscú, uno de las tres redes con mayor extensión y cantidad de pasajeros del mundo, con excepción de China (donde hay otras tres aún de mayor volumen). La compañía también se encarga del transporte de carga en Rusia, un negocio de mayor volumen que en la Argentina, donde casi no tiene participación. TMH administra, mantiene y renueva una flota de 15.000 coches y locomotoras. Posee un 80% de participación de mercado en su país de origen.

La compañía administra cualquier clase de vehículos que se desplaza sobre vías: locomotoras, coches, vagones. Los ejecutivos rusos remarcaron que tratarán de asociarse con otros productores de estos vehículos, como pueden ser Alstom (que posee acciones de TMH) y Siemens, con quienes ya colaboraron en otros proyectos.

"Tenemos plantas propias, tanto de fabricación de partes como locomotoras, con una mirada a largo plazo, pensando en colaboración con proveedores locales. Estos negocios se piensan para 15 años o más", agrega el CEO Kirill Lipa.

Además del desembarco en la Argentina, la empresa rusa tiene filiales en Irán, Sudáfrica, Egipto, Cuba y Kasajistán y factura $ 1.800 millones.

Fuente: Clarín