19/10/17

Luis D'Elía declara por el pacto con Irán: refuerzan la seguridad en Comodoro Py

El ex piquetero debe presentarse ante el juez Bonadio. Está acusado en la denuncia original de Nisman por presunto encubrimiento a los acusados del atentado a la AMIA.


Luis DElía y militantes de su agrupación, en agosto, en una protesta de la CGT.

Con el avance de la instancia de indagatorias en la causa que investiga un supuesto “plan criminal” para encubrir a los acusados iraníes como responsables del atentado de la AMIA, este jueves declarará el ex líder piquetero Luis D'Elía. Lo hará en un contexto especial, abonado por él mismo: días atrás dijo que temía quedar detenido hoy, pese a que el juez Claudio Bonadio ya había rechazado esta posibilidad. Manifestantes de su agrupación irían a apoyarlo. En Comodoro Py reforzaron la seguridad.

Después que Oscar Parrilli le ordenara que no fuera al acto de Cristina Kirchner por “piantavotos”, el líder de Miles señaló desde Radio Rebelde: "Creo que quieren montar un show conmigo. Creo que voy a quedar preso sin ningún argumento judicial, y lamentablemente creo que lo que viene será muy duro".

A D'Elía lo investigan en el marco de la causa que inició con la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por presunto encubrimiento del atentado de la AMIA tras la firma del Memorándum de Entendimiento.

La Justicia sostiene que, en primer lugar, Cristina Kirchner y el ex canciller Héctor Timerman (que pasó el martes por Tribunales) fueron responsables de impulsar un "plan criminal orquestado y puesto en funcionamiento" para "dotar de impunidad" a los ciudadanos iraníes que tenían captura internacional pedida a Interpol por el atentado a la sede judía. Así, lograron "eludir la investigación penal y sustraerse de la acción de la justicia argentina, en desmedro de los intereses de las víctimas y el real esclarecimiento del atentado".

Las "acciones criminales" denunciadas alcanzan a los principales funcionarios y dirigente de entonces: Carlos Zannini, Oscar Parrilli, la ex Procuradora del Tesoro Angelina Abbona, Timerman, Juan Mena, Andrés Larroque, Eduardo Zuaín, entre otros.

La maniobra, para la Justicia, contó con "canales paralelos de comunicación y negociación, no oficiales", como "vías concretas, eficientes y confiables para avanzar con el objetivo criminal planeado". Se trató de "un grupo de individuos estrechamente vinculado con funcionarios y ex funcionarios de los gobiernos involucrados", que desde la informalidad, "contribuyeron estratégica y sustancialmente con las acciones necesarias para la concreción del plan".

En este grupo se incluyó a Luis D'Elía y a Fernando Esteche (ex líder de Quebracho), Ramón Bogado (espía) y Jorge Khalil (dirigente de la comunidad iraní), que declararon ayer ante el juez Bonadio y el fiscal Eduardo Taiano.

D'Elía, ex funcionario de Néstor Kirchner, está señalado en la causa como uno de los hombres que actuó de enlace con el gobierno iraní, que lo invitó varias veces a viajar a ese país. Es lo que el fallecido Alberto Nisman denominó como "diplomacia paralela", concepto que retomó el fiscal federal Gerardo Pollicita en su último dictamen, donde pidió la indagatoria a Cristina Kirchner y el resto de los sospechosos de encubrimiento de Irán en el atentado contra la AMIA.

El fiscal incluyó en la investigación el cruce de llamadas entrantes y salientes de los teléfonos de los acusados en la causa, entre los que se encontraba D’Elía y el referente de la comunidad iraní en el país, Jorge “Yussuf” Khalil, quien ayer negó haber sido un “enlace” y señaló desconocer el “Memorándum de Entendimiento”.

En sus aspectos generales, Pollicita señaló dentro del "accionar criminal" el funcionamiento de una "diplomacia paralela", con los diálogos de Esteche y D'Elía con Khalil como parte de "vías concretas, eficientes y confiables, para avanzar con el propósito que verdaderamente han tenido los acercamientos y las negociaciones diplomáticas formales: la impunidad de los acusados iraníes por el caso AMIA".

Fuente: Clarín