03/10/17

Está en obra otro puente que busca aliviar el tránsito para los que cruzan el Riachuelo

El Lacarra unirá Lanús con Villa Soldati. Servirá para sacarle circulación a los puentes Alsina y La Noria.


El nuevo Puente Lacarra según una imagen que simula el proyecto.

La complicación de conectar la Ciudad con el GBA atravesando el Riachuelo la padecen miles de automovilistas y pasajeros de colectivos todos los días. La apertura del viaducto del Puente La Noria bajará los tiempos de viaje de quienes utilizan esa vía a diario, pero también se espera que mejore el tránsito en otros puentes. Es que por las demoras para unir el Camino Negro con la General Paz, muchos automovilistas elegían cruzar por el puente Alsina, e incluso por el Vélez Sarsfield o el Pueyrredón, todavía más alejados. El Bosch, también a la altura de Avellaneda, permanece cerrado por obras.

La apertura del viaducto del Puente La Noria resolverá parte del problema. Y para buscar un alivio mayor ya está en construcción otro cruce, que unirá Villa Soldati con Lanús y es un pedido de los vecinos de la zona que tiene más de 40 años.

El Puente Lacarra está en obra y está proyectado terminarlo en 16 meses, antes de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en octubre de 2018. Es que en la zona estarán ubicados el parque y la Villa Olímpica.

Se espera que, una vez que este en uso, el puente beneficie a unos 300.000 vehículos. Muchos dejarán de usar otros cruces para acceder a la Ciudad o viajar hacia el GBA.

El enlace conectará la autopista Cámpora, del lado porteño, con las avenidas Coronel Osorio y Manuel Castro, en Provincia. Tendrá 60 metros de largo sobre el Riachuelo más 43,5 mts. sobre la Avenida 27 de Febrero y una distancia similar sobre la Avenida de la Ribera Sur, en Lanús.

La calzada contará con dos carriles por mano con un separador central y banquinas en ambos lados, más veredas para peatones y bicicletas. Además, habrá nuevos distribuidores y conectores en las dos márgenes.

Otro de los aspectos positivos del nuevo cruce será el tránsito pesado, que se conectará con la autopista Cámpora y agilizará el empalme con la Dellepiane, la 25 de Mayo y el resto de las autopistas porteñas. En la zona de Soldati también están el centro de logística de camiones y la terminal de micros Dellepiane, que por ahora casi no recibe servicios, pero tendrá un acceso rápido una vez que funcione en plenitud.

Esta obra demorará otro cruce sobre el Riachuelo que estaba en agenda: el puente Roca-Patricios, planeado para unir Barracas con Avellaneda, que se trabó por disputas judiciales y es un proyecto que continúa postergado.

Fuente: Clarín